Mar del Plata 08: una fiesta

0
6

Helados y peliculas en Mar del Plata.Lo de José Martínez Suárez en la noche de inauguración del 23 Festival de Mar del Plata, no podía ser más elocuente. Y, tal vez, lo más fino de la noche. Quizás no muchos v lo comprendieron en su total sentido sin embargo puede quedar como lo más significativo del espíritu de este Festival que esta transcurriendo, a pleno sol, en la ciudad de Mar del Plata.

En su breve discurso y en medio de otros oficiales y de gobierno, el flamante presidente de este Festival contó una anécdota que le había ocurido el dia anterior: en un jardín de infantes marplatense, en plena difusion de la Muestra que estaba por empezar, un chiquito le preguntó qué era eso de un festival de cine, Martinez Suarez lo comparó entonces con un montón de helados de distintos gustos que se podían ir a tomar, cuando uno quisiera.

Esta metáfora de las películas como helados no puede dejar de hacer pensar que todos los que estamos acá, como chicos excitados corriendo detrás de improbables horarios de funciones, nos empachamos de esos gustos multiculturales en formatos y procedencias, estéticas y filosofías. Acá cada cual habla de lo que vio y cómo lo vio y cómo lo vivió.

Una marejada de helados nos abisma en un sin fin de propuestas exquisitas. Nos encontramos con amigos, comparamos, contamos experiencias.

En el medio, nos tocó lo extraordinario, en el lobby del hotel cae desplomado Gogo Safigueroa, un critico de años, (porque acá se reúnen todos: los que recien empiezan y los consagrados, todos los que están relacionados con el cine). Gogo muere la noche de la inauguración del Festival, frente a nuestros ojos. Quizás alcanza a ver solo la pelicula de Katherin Bigelow. Y todos quedamos conmovidos. La parca de Bergman revolotea.

El cine también es muerte de pronto y eso tambien nos conmueve.

El Festival corre en medio de días increiblemente azules, el domingo la ciudad fue invadida por miles de chicos y ancianos que van a participar de Torneos provinciales. Miles, literalmente.

Atras había quedado la noche en la que muchos de nosotros vio a la presidenta por primera vez, en un enorme despliegue de seguridad alrededor del Auditorio, y el remodelado Hotel Provincial, quedó el bochornoso discurso de Liliana Mazure, proselitista, y partidista, con el eje puesto en lo desgraciado que es el mundo mientras en Argentina se producen grandes cantidades de películas gracias a la gestión de gobierno, quedó también atrás la eterna sensación de que en ocasiones como esta lo que menos importa es el cine.

Nosotros, que de pronto nos convertimos en los “bichos del festival”, seguimos viendo muchas pelis, y seguramente a partir de un rato te vamos a contar.

Publicado en Leedor el 10-11-2008