La cámara oscura

0
6

Sobre una belleza accesible sólo a los que pueden verla
La cámara oscura cuenta la historia de Gertrudis, una mujer que según su propia madre, era fea. Y. en apariencia, ella misma se oculta por esta razón. Entonces la casan por conveniencia, tiene cinco hijos y luego, tras una movida de la contingencia, podrá cambiar su vida. Pero no lo que radicalmente ya venía con ella. Con permiso, ensayaré una hipótesis.

- Publicidad -

El fotógrafo francés ambulante que recala en ese hogar de campo, no inaugura nada en particular, sino que causa con su propia mirada el lugar que esencialmente ya ocupaba Gertrudis, un lugar de única, que es para ella mucho más importante que el lugar de la linda. Tal como dice el fotógrafo,adherido al movimiento surrealista, existe una belleza especial, no accesible por vía directa, que se oculta. Podríamos pensar en una belleza que sólo es accesible para los que pueden verla. El saber ver es una indicación que aparece en la película de la mano de un maestro.

En su bella fealdad, Gertrudis hará lo que desea. No podemos adelantar el fin de la historia. Pero prestemos atención a un escena de la película, temprana, en la que el padre de la protagonista la corona de flores.

En Gertrudis todo es silencio y mucho es mirada. Digamos que Gertrudis podría ser una fea audaz, que encuentra las coordenadas para consumar su acto, da ese paso que la define y con el que se sitúa relacionada a su propio deseo.

De la mirada también se trata esta historia, la pregunta es dónde está la mirada. Comparto un poema de Roberto Juarroz, décimo cuarto de su décima Poesía Vertical:

La mirada une y separa,
como un brazo que se alarga hacia algo.
Y también como la sangre,
que es además otra mirada.

Por otra parte, no sabemos donde está lo que importa,
si en un extremo o el otro de ese hilo intangible,
ya que hasta la luz juega a dos puntas,
adelante y atrás del ojo que mira.

Pero quizá más que si une o separa algo,
es la propia mirada lo que importa,
aunque en ambos extremos no haya nada
o aunque haya algo nada más que en uno solo.

Publicado en Leedor el 4-11-2008

Compartir
Artículo anteriorSemana de Raúl Ruiz
Artículo siguienteMar del Plata 08