Boxes o la carrera… (II)

0
10

Tránsitos efímeros como las carreras de Fórmula I.Parece ser que la historia artística de Exequiel Barreras puede imprimirse con firmeza en una obra de tan sólo una hora. La rigurosidad técnica, el cuidado de la forma y la distribución de los cuerpos en el espacio son tan sólo alguno de los grandes logros de su primera obra como creador independiente.

Y a esto se le suma la eficacia para conjugar el mundo del deporte y el del arte ya que todo transcurre en los efímeros instantes en que los autos de carrera paran por los boxes de una pista de fórmula uno.

Ese instante, se distiende para repesentar encuentros claves entre cuatro personajes masculinos. Así, entre la velocidad y la adrenalina esta la espera y el encuentro con la muerte…
Por eso el ritmo de la obra se acelera y desacelera de un modo tal que el espectador transita por diferentes estados y momentos.
Allí, la interrelación de los cuerpos con un despliegue coreográfico bastante complejo intentan hablar sobre las relaciones humanas, sobre el límite estrecho entre vida y muerte.

Con pequeños parlamentos que se superponen para crear un caos de significación, los bailarines-actores establecen diferentes vinculos en simultaneidad con la sonoridad del pasar fugaz de los autos y el ritmo de diferentes estilos musicales.

De esta manera, logra crear diferentes atmósferas que transportan al espectador por varios estados de percepción.

Boxes es un trabajo muy bien logrado desde el punto de vista de los intérpretes y desde el trabajo de dirección. Una coreografía que se destaca a nivel formal y lleva a escena sensaciones, que más que contar una historia brindan tránsitos efímeros al igual que las carreras de fórmula uno que inspiraron a Barreras para hablar metafóricamente de la vida.

Publicado en Leedor el 27-10-2008