Espejos siniestros

0
16

Pese a ciertos convencionalismos del thriller policial y el terror, Espejos siniestros tiene más de un momento original.
El cine fantástico es, sin duda, uno de los géneros más frecuentemente visitados en sus múltiples variantes, que van del terror a la ciencia ficción. ?Espejos siniestros? (?Mirrors?) se encuentra más cerca del primero de los nombrados, compartiendo algunas características con el thriller y el relato policial. Ello obedece al hecho de que Ben, el personaje central interpretado por Kiefer Sutherland, es un detective del departamento de policía de Nueva York, suspendido provisoriamente de sus funciones por mal desempeño. Encuentra refugio en la bebida, deteriorando su relación familiar y llevando a su esposa (la bella Paula Patton) a pedirle que se vaya de la casa para dolor de sus pequeños hijos. El mayor, Michael (Cameron Boyce) será uno de los primeros testigos de que algo no funciona en el nuevo trabajo de su padre, como cuidador nocturno de un edificio que supo alojar una gran tienda. El lugar es siniestro ya que fue semidestruido por un incendio hace unos cinco años con cerca de treinta víctimas fatales y hay ?algo? en sus gigantescos espejos que el espectador pronto descubrirá.

Ben vive provisoriamente en la casa de su hermana Amy Smart), que pronto protagonizará una escena que impacta por su violencia y será sólo la primera de muchas situaciones escalofriantes que el director francés Alexander Aja (?Alta tensión?, ?Despertar del diablo?) nos tiene reservadas. Las mismas serán vividas en forma separada mayoritariamente por el ex policía y su hijo Michael.

Conviene aclarar que ?Espejos siniestros? es una remake del film coreano ?Into the Mirror? del que difiere principalmente por que aquí se trata de explicar el extraño fenómeno que da vida a los espejos. Esta diferencia fundamental tiene que ver, en gran medida, con la diferente mentalidad y gusto del público norteamericano (a quien va mayoritariamente dirigido) frente al oriental. Esta constituye posiblemente la mayor limitación de la versión que ahora vemos y provocará el reparo en más de un espectador que privilegia o prefiere un cine donde pesa más lo psicológico e incluso lo inexplicable.

Hecha entonces la advertencia puede decirse que lo que salva a esta película de muchas otras similares (la obra reciente de Night M. Shyamalan por ejemplo) es una mayor cuota de originalidad, el acertado uso de efectos especiales y un final que no por efectista deja de sorprender. Sin ser una obra perdurable, ?Espejos siniestros? se constituye en una opción que seguramente los amantes del género terminarán apreciando.

Publicado en Leedor el 5-10-2008