Metrópolis

0
10

Seguramente Uds encontrarán, buscando en el google, detalles y más detalles de la historia del hallazgo de una versión completa de la película alemana Metrópolis (1926) en la ciudad de Buenos Aires. Nosotros, en una noche de setiembre del 2008 vimos la versión completa de Metropolis en su primera exhibición pública despues de la noticia del hallazgo en el Museo del Cine de Buenos Aires.

Nombres de personas alemanas y argentinas, detalles técnicos de preservación cinematográfica, discusiones sobre diferencias o acuerdos sobre las gestiones en el cuidado y rescate del patrimonio fílmico. Fundación Murnau, Museo del Cine de Buenos Aires, Archivo de Berlín, etc etc.
Me ahorro entonces todas esas cuestiones porque abundan, realmente haciendo una simple búsqueda en la web.

Les voy a contar sí lo que pasó aquella anoche, en función especialísima en el Complejo Cultura. cine teatro 25 de mayo, un espacio un poco alejado del centro de la ciudad de Buenos Aires, que está teniendo una buena y sistemática programación y se está instalando ya en el circuito cultural de la ciudad. Este fue el lugar elegido por el Museo del Cine para presentar una versión ?frankenstein? de Metrópolis, la película que para muchos historiadores cierra el expresionismo alemán iniciado hacia 1915 por El Golem de Weggener y que tuve cumbres esteticas como El gabinete del Dr. Caligari o Nosferatu.

No voló una mosca durante las 2 horas 20 minutos que duró Metrópolis. Muda, alemana, con intertitulos alemanes, musicalizada en ese mismo tiempo real y en vivo por Ernesto Jodos en el piano, Juan Pablo Arredondo en la guitarra, NIia Polverino en voz y efectos y Sergio Verdinelli en bateria. Un esfuerzo físico que la película merecía. Y una música contemporánea con apariciones de voces y efectos que le otorgaron un clima de anacronía a esa historia de ciencia ficción donde el cine comenzaba a pensar el futuro. Era fácil anoche distinguirlas por la calidad de textura de la imagen, pero complicado separarlas de la propuesta narrativa total de la película.

En ese sentido, lo que sucedió esa noche con Metrópolis, creo, no tuvo que ver solamente con pensar el cine en términos de preservación o rescate del material, sino en pensar cómo los fragmentos de una película primitiva rearman una nueva totalidad hecha de fragmentos históricos (en pésimo estado) y fragmentos en excelentes condiciones pero incompletos sin los otros.

Las nuevas escenas le dan a esa totalidad una fuerza inédita. Pero aún más, una unidad narrativa con la que esa sociedad maquínica que se ve enfrentada por las manipulaciones que el poder-cerebro ejerce sobre los obreros-manos, a partir además de una historia personal que no aparecía tan claramente expuesta en la versión conocida hasta ahora. Una mujer Hel, la madre de Freder, habia enfrentado a su vez alguna vez al profesor con el padre de Freder. O el cruce de relaciones interpersonales de los protagonistas con los personajes secundarios: la fidelidad de Josaphat que aparecía tan desdibujado, antes, no ahora. El paseo en el automovil de 11811 vestido de Freder, o el guardia de la maquina-corazón Grodot que en una de las escenas más conmovedoras pregunta a la multitud: “Donde están nuestros hijo?!”

Las escenas halladas en Buenos Aires que completan la última versión conocida, restaurada y digitalizada, del 2001, fueron insertadas por los editores del Museo del Cine en un trabajo impecable. Inserts de planos de pocos segundos y escenas completas, enriquecen y hacen más potente las corridas de la última parte cuando el subsuelo se desmorona. O la inundación que afecta a los niños. La escena de Freder abriendo una reja para que ellos sigan subiendo hacia la superficie, escapando del agua, también era inédita.

Antes de entrar a la sala del 25 de mayo, daban vuelta por allí expectantes historiadores y críticos, directores, actrices, funcionarios y muchos amigos que nos encontramos. La salida fue una fiesta. Seguramente el día 30 de setiembre se recordará como el día que se vio por primera vez en público la versión más completa conocida de una de las películas fundamentales de la historia del cine. Y es así.

Publicada en Leedor el 1-10-2008