Revelaciones

0
8

Una vida privada del arte argentino por Film and Arts.
Nuestro modo de relacionarnos con las imágenes hoy está signado por la cantidad y la velocidad. En el mundo del arte, las obras también circulan y son reemplazadas vertiginosamente. La serie “Revelaciones“, producida originalmente para Film&Arts, propone detener la mirada en aquellas obras que tienen la capacidad de articular múltiples sentidos. Cada capítulo de esta serie toma una obra pictórica en particular y hace un análisis de la misma a partir de investigaciones especiales hechas por historiadores del arte. Este relato se entrelaza con la mirada de los artistas contemporáneos que han revisitado la obra, especialistas en conservación, coleccionistas, críticos y público del museo.
Esta temporada de “Revelaciones” esta dedicada a cinco obras maestras de artistas argentinos de los siglos 19 y 20: Sívori, De La Cárcova, Cándido López, Maldonado y Aizenberg.

http://www.filmandarts.tv/

PADRE E HIJO CONTEMPLANDO LA SOMBRA DE UN DÍA, DE ROBERTO AIZENBERG
Miércoles 17 de septiembre
Padre e hijo… pertenece a una serie que se prolongó durante cerca de diez años. Una imagen recurrente a la que Aizenberg volvió una y otra vez con variaciones en los misteriosos paisajes a los que enfrentaba a las dos figuras de espaldas.
Cecilio Madanes en 1963 publicó esta breve nota en un diario:”Ese domingo de lluvia, volví al Museo. Vi colocado sobre un caballete a la entrada sobre la derecha, un cuadro. Lo vi y tuve una rara impresión. Una mezcla de admiración y de miedo. Esa tela a pesar de ser tan pequeña me había herido. Ese cielo tan azul, tan transparente; esa tierra marrón resquebrajada, sin nada ni nadie; ese muro sólido que separaba totalmente a ese padre y a ese hijo de espaldas y tomados de la mano, me hacían pensar… Estamos expuestos a perder todo y encontrarnos un día sin nada!!!
Ese padre y ese hijo, ese cielo y esa tierra, eran una advertencia, una señal de lo que podría suceder sin amor, sin tolerancia, sin solidaridad, sin comprensión humana.
Pocas veces vi en un cuadro tanta nobleza, tanta pureza, tanta sensibilidad y tanta verdad.”

SIN PAN Y SIN TRABAJO, DE ERNESTO DE LA CÁRCOVA
Miércoles 24 de septiembre
Esta gran obra consagra inmediatamente a su autor apenas regresa de su viaje de estudios a Europa. Es 1893 y de la Cárcova decide exhibir su gran cuadro al óleo, obrero y socialista en el Salón del Ateneo, lugar emblemático de sociabilidad “elegante”. Aquí comienza el camino iconográfico de esta obra, que no se ha detenido aún. Tanto artistas contemporáneos consagrados como muchos artistas jóvenes hoy siguen apropiándose de ella. ¿Dónde radican los poderes que este cuadro continua desplegando?

Publicado en Leedor el 17-09-2008