El Documental en Patagonia

0
6

En la zona andina sur de Argentina y Chile el formato documental florece para poder contarle al mundo sus historias.
Patagonia video acción

Documentales de la Patagonia en Leedor.com

Andar por la zona del paralelo 42º, bajando desde El Bolsón, es encontrarse con una explosión de documentalistas, estudiantes, ciclos, cortometrajes, largometrajes, imágenes, panorámicas, primeros planos, voces de mapuches, sonidos naturales… Imágenes de la tierra en todas sus situaciones, formas de decir de la belleza que algunas veces esconde distintos conflictos de intereses.

Pareciera que en esta zona de montañas y lagos, donde la naturaleza es la reina absoluta y hasta el tiempo interno se nos subordina a ella, la tecnología High Definition se pone a su servicio.

No dudamos que lo mismo debe suceder en todo el resto del sur y del norte, del este y el oeste. El documental parece ser un género que no se detiene y gana en producción. Si a esto sumamos que su visualización requiere medios que son accesibles a cualquiera, se convierte en un lenguaje potente y estimulante para infinidad de realizadores.

De 1922 a 2008: sol, cámara y acción

Las primeras imágenes registradas del sur argentino corresponderían a la labor efectuada por el productor/director italiano Federico Valle.

Esta figura señera en la historia del cine nacional, hizo su aporte, entre otros, con los largometrajes Patagonia (1922) y Lagos del Sur (1930), obras que se encontrarían en el Archivo Cinematográfico de Florencio Varela, en la provincia de Buenos Aires.

Valle además realizó diferentes cortometrajes, entre los cuales podemos mencionar, según promociona la revista Imparcial Films de 1922: Hacia el Fin del Mundo, La Tierra del Futuro y El Paraíso Olvidado. Desgraciadamente, mucha de su obra se perdió en incendios o en la venta de celuloide.

Hoy en día, el registro fílmico patagónico tiene diversos protagonistas. Por un lado, dicen presente numerosos directores profesionales y aficionados extranjeros, principalmente de Europa y EEUU, que recalan en nuestras tierras y quedan cautivados por su naturaleza y sus historias. Estos ?cronistas viajeros? de la contemporaneidad, prestan sus lentes y sus recursos económicos para narrar historias. Así, desparraman sus registros por todo el mundo, lo que implica abrir el juego a nuevas visitas.

Pero por otro lado, a nivel local, puede señalarse un importante movimiento. En Neuquén se encuentra la Asociación de Realizadores Audiovisuales de Neuquén, (ARAN), que viene trabajando un una labor cooperativa para captar la realidad regional.
También en la ciudad de Bariloche, la labor de Adrián Moyano en relación a las formas de resistencia mapuche ante el robo de sus tierras marca un destacado hito en la producción documental.

Por otro lado en la zona del noroeste de Chubut, un importante colectivo se organiza en la Asamblea Comarcal Regional. Este grupo es el que ha realizado, entre otras producciones, La Segunda Conquista, que fuera proyectado en Buenos Aires en el 2007 por la Fundación Cineteca Vida, en el ciclo de documentales argentinos contemporáneos, auspiciados por Leedor.com.

Las historias mayormente giran en torno a historias de vida individuales y colectivas. Historias de vida donde la naturaleza también es un sujeto privilegiado.

Las situaciones narran el avasallamiento de tierras a sus pobladores originarios y cualquier forma de explotación ilegítima de recursos naturales, minerales, animales y vegetales, producidos casi siempre en complicidad con los poderes locales. El tema del agua, la aplicación de lo que prácticamente es totalmente desconocido en Buenos Aires, el Plan IIRSA de alcance continental, la tenencia de tierras en manos de un puñado de latifundistas extranjeros, como la dinastía Benetton, que además se permite la apertura de un museo indígena con toda la infraestructura imaginable, en fin, el saqueo de una de las mayores reservas del mundo de agua y minerales, son algunos de los temas captados.

Estamos seguros que esta situación se repite en muchas zonas del país. Quizás se trate de pensar que en tantos sitios una videocámara es un lenguaje de creación que puede resultar muy potente, cautivante e inmediato.

Suscita cierto asombro ver el listado de cortos y largometrajes documentales que circulan por Lago Puelo, para citar un caso, una localidad de aproximadamente 8000 almas. Viendo esto, a partir de ahora, a cada pueblo de Argentina donde una llegue, va a ser oportuno preguntar ¿qué tienen en documental, qué hay para ver en imágenes?

Para intercambiar información sobre el tema, pueden escribir a casiopea@elbolson.com

Publicado en Leedor el 11-03-2008