Una guerra de película

0
8

En un Hollywood que normalmente tiende a repetirse, Ben Stiller demuestra ser uno de los directores más originales.?Una guerra de película?, traducción (más apropiado sería decir traición) del título original ?Tropical Thunder?, es una de las más refrescantes expresiones de una cinematografía, la norteamericana, que últimamente no para de ofrecer películas que parecen calcadas una de la otra.

La más lograda de las películas dirigidas por Ben Stiller, luego de ?Generación X?, ?El insoportable? y ?Zoolander?, cuenta además con un rico reparto y algunos ?cameos? de conocidas figuras tales como Jon Voight, Jason Bateman. Alicia Silverstone e inclusive Mickey Rooney. No debe sorprender la proliferación de cortas y a veces no ?acreditadas? apariciones, ya que el propio Stiller lo viene haciendo en varias (nunca estrenadas) producciones.

Vale la pena repasar la extensa carrera actoral de Stiller que comienza en 1987 y cuya primera mitad (hasta el 2000) resulta poco conocida por nuestras latitudes, dado que de esos primeros veinte títulos sólo seis fueron estrenados localmente. El más popular de esa serie es ?Loco por Mary?, cuyo humor algo grueso se redimía por la atractiva interpretación de Cameron Diaz.

Con ?La familia de mi novia? y su secuela ?Los Fockers; la familia de mi esposo? la popularidad del actor se afianza. Logra además revertir, al menos localmente, la ?ausencia? antes señalada, dado que de sus siguientes veinte títulos más de la mitad son estrenados y el resto va directamente a video. Es así como se presentan sucesivamente grandes éxitos comerciales que incluyen a ?Mi novia Polly?, ?Starsky & Hutch? ?Una noche en el museo? y ?La mujer de mis pesadillas?.

?Una guerra de película? sería el film número 41 de Stiller como actor y el cuarto como director. Se trata de una parodia sobre films de guerra, cuyo primer mérito es lograr mantener el interés del público a lo largo de todo su metraje. El inicio es francamente hilarante (y para no perderse), dado que se muestran supuestos ?trailers? (colas) de cuatro producciones de los personajes, todos actores en la ficción. Quienes allí aparecen son Robert Downey Jr como un actor australiano interpretando a un monje gay, Jack Black como un gordo flatulento y otro actor (Brandon T. Jackson) de nombre ?Alpa Chino? promoviendo una bebida popular. Serán junto a Tugg Speedeman (Stiller) los actores que filmarán una supuesta película sobre el Vietnam. Lo que ellos no saben es que en el lugar de filmación hay verdaderos enemigos, en verdad una banda de narcotraficantes conducidos por un guerrillero casi infante. Será sobre todo Tugg, quien al caer en sus manos será sometido a variadas torturas inclusive la de tener que interpretar teatralmente a un personaje de su filmografía, Simple Jack, muy popular entre los orientales. Son muchas las referencias y guiños cinéfilos, dado que el tal Jack es una mezcla de Forrest Gump y el personaje de ?Mi nombre es Sam?.

Una sorpresa mayor es descubrir a un casi irreconocible Tom Cruise en el rol de un ejecutivo cinematográfico (clara referencia al productor Harvey Weinstein) para quien lo único que importa es el dinero, aún a costa de sacrificar la vida de algunos de sus actores. Lo suyo es sencillamente sensacional y digno de una futura nominación. Nick Nolte también compone a un personaje arquetípico, un supuesto héroe y veterano, en cuya vida se basa el personaje que interpreta Stiller. En cuanto a Downey Jr, pese a ser de raza blanca (y australiano), el soldado que compone es negro, color de piel que logró gracias a un supuesto tratamiento para mudar la pigmentación de su piel. Jack Black es quien menos favorecido sale en la película en el rol de un soldado adicto a las drogas, cuya situación de carencia lo llevará a hacer lo imposible para conseguirlas.

En síntesis, ?Una guerra de película? es un producto atípico en la actual cinematografía americana, que sin llegar a la perfección, logra hacer reír confirmando que su director es una de las personalidades más interesantes dentro de un Hollywood que normalmente tiende a repetirse.

Publicado en Leedor el 5-09-2008