Arte en los márgenes

0
12

Dos exposiciones en la Dirección General de Museos juntan enormes fotomontajes paródicos; juguetes con desechos; fibra de vidrio y parabrisas de automóviles como objetos artísticos. Arte en los márgenes

Enormes fotomontajes que parodian y reeditan obras del arte clásico y moderno; juguetes inventados a partir de desechos; fibra de vidrio y parabrisas de automóviles a los que se ha dado la forma de objetos artísticos. Estas son algunas de las novedades que pueden verse hasta el 28 de septiembre en el marco de dos pequeñas exposiciones dispuestas casi en los márgenes de la ciudad, en la Dirección General de Museos, a espaldas de las construcciones más flamantes y aún deshabitadas de Puerto Madero.

En la planta baja del viejo edificio que alguna vez fue escenario de la cervecería Munich, se expone la serie ?Mujeres pintadas? del fotógrafo Sergio Fasola, un desfile de rostros, manos y cuerpos femeninos cuidadosamente fotografiados e integrados en afamados cuadros del Renacimiento, del Barroco y hasta del arte pop. De la mano de los modernos recursos digitales, Fasola ha sabido fusionar con maestría lo fotografiado y lo pintado para brindar al espectador madonnas, giocondas, venus y meninas del siglo XXI, en las que se combinan el encanto y la solemnidad original de obras de Rafael, Da Vinci, Botticelli o Velázquez, y el desparpajo de Warhol, con elementos representativos de los tiempos que corren, cifrados en los peligros de la contaminación, la intención frenética de evitar la decadencia del cuerpo o los frívolos oropeles de la sociedad de consumo.

Otros materiales y formas de trabajo son los que han utilizado los autores de la muestra que se exhibe tímidamente en el subsuelo bajo el título ?Juego de imágenes: obras abiertas para aprender a ver?. Se trata de tan solo cuatro artistas y cada uno ha expuesto pocas obras, pero ellas bastan para representar un universo íntimo, particular, surgido de una mirada diferente sobre una simple porción de la vida cotidiana. Así, el espectador encontrará mosquitos convertidos en seres monstruosos ?aunque no exentos de cierto aire de caricatura? bajo el pincel y las herramientas de María Laura Ibargoyen, y torsos humanos y otras piezas transparentes realizados por Claudia Aranovich con fibra de vidrio y cristal de parabrisas, objetos que en su brillo estelar parecen provenir de un futuro de ciborgs. La muestra se completa con pequeños barcos, aviones y otros juguetes dignos de niños del pasado, nacidos de las manos de Ruben Gelati a partir de materiales de desecho, y con una serie de delicadas pinturas, habitadas por juguetes antiguos y marionetas, con las que Graciela Misasi logra transportar al visitante a los sabores y colores de la infancia.

También allí en el subsuelo fotos antiguas y recortes de diario de hace casi cien años cuentan paso a paso la historia de la cervecería original, historia que puede completarse fácilmente si se suben las escaleras hasta las despejadas terrazas, donde paseantes de otras épocas ?nuestros abuelos o bisabuelos quizá? habrán sabido disfrutar de unos frescos porrones, en un ambiente digno de la tradicional Ocktoberfest.

Dirección General de Museos de Buenos Aires
Lunes a viernes de 14 a 18, sábados y domingos de 10 a 19
Avda. de los Italianos 851, Puerto Madero

Publicado en Leedor el 1-09-2008