Puré de nervios 2

0
8

El unipersonal de Sergio Lumbardini nos acerca con humor al estrés, la angustia, la soledad, las relaciones interpersonales, los miedos, y la violencia.
Despliega su talento encarnando al clown, al mago, al ventrílocuo, al cómico y al actor dramático. Nos hace reír de nuestra cotidianeidad y de lo que significa vivir en Buenos Aires o en cualquier gran ciudad del mundo. Cada personaje describe la realidad en forma irónica.

Un escenario sencillo con pocos elementos le sirve de marco y el vestuario adecuado se transforma en cada scketch y le facilita la creación de los personajes que aborda.

Los cuadros están logrados con originalidad como el que alegoriza el exceso de información donde le tiran desde bambalinas bollos de papel incrementando cada vez más la cantidad y la agresividad.

Lumbardini interactúa con la mirada y la palabra sin inhibir a su interlocutor; provoca el diálogo y la risa, logra que la audiencia se sienta cómoda gracias al puente que establece con el espectador, lo introduce naturalmente en la escena, y se permite responder en forma espontánea. Y éste es, el mayor logro del artista, su relación con el público. Es por eso que la atención crece y nos permite relajarnos cada vez más dejándonos seducir por las situaciones jocosas que provoca.

Puré de nervios 2 es una buena opción para pasar un rato ameno y divertido.

Publicado en Leedor el 25-08-2008