La mujer sin cabeza

0
10

El mejor cine argentino y una directora que se consagra definitivamente como la de la sutileza y el descubrimiento.Parece haber algo ineludible en el cine de Lucrecia Martel. En su tercer película busca consagrarse como la directora de la sutileza y el descubrimiento. Detrás de los fragmentos, hay fragmentos y esto no sólo pasa con el diálogo o la historia, sino que se traslada de modo mimético a la construcción del plano, al montaje simbólico y al encuadre metafórico. Hay una química que sólo su cine parece tener en la búsqueda de lo esencial y en lo físicamente inmaterial. Porque lo que la imagen materializa, es precisamente la inmaterialidad: ese peso de la conciencia, de la memoria o del olvido.

La anécdota no es menor: una mujer cree haber atropellado a alguien, lo que al principio parecía solo un perro, con el correr de su conciencia pasa a ser una persona. El punto de vista bien focalizado en esa operación de olvido se va diluyendo pero sólo a partir de las dudas de esta mujer que no tiene cabeza. Frase despectiva que en el imaginario suena como esa mujer que no tiene cabeza (¿como todas las mujeres?) y que en la representación, insisto, enfatizada por el plano, aparece como ese ingreso a la nebulosa del aturdimiento.

La fragilidad de la memoria de Vero, que en buena parte de la película aparece teñida de un amarillo platinado color que llama la atención precisamente sobre su cabeza, irá teniendo en el transcurrir de la película el tono de la “intencionada” fragilidad de la memoria de una clase, preocupación recurrente del cine de Martel.

Como en La niña santa el espacio es un espacio femenino. Como en La ciénaga la sociedad salteña es mirada con lupa de laboratorio. Martel conoce bien sus intersticios y a ellos apunta. No es una mirada universal, sino, bien local, bien simbólica y bien contemporánea. A los que nos gusta el cine que dice mucho más de lo que muestra es un cine perfecto y qué mejor, la perfección viene bajo la responsabilidad de una mujer, atención a eso.

Publicado en Leedor el 21-08-2008