Retiro

0
7

Es poco importante que Retiro sea una película familiar. Durante 52 minutos asistimos a los últimos momentos de un anciano de 94 años, que resulta ser el abuelo de la directora, egresada del ENERC, guionista de la película Tan de repente y realizadora de algunos cortos, Meira retrata a su propia familia en un pequeño departamento del barrio de Retiro.

No está mal ese juego entre el espacio externo y el interno. Adentro el retiro de la vida, afuera, los techos, las ventanas y las calles de una Buenos Aires siempre ajena. Planos generales con música que intermedian los planos medios y primeros planos del interior con sonido directo.

Meira prefiere no intervenir en el pequeño espacio en el que circulan sus criaturas. En extremo naturalista, es substancial el contexto interno de ese pequeño departamento donde circulan muy restrictivamente hijos, hijas, mujeres que asisten esa vejez agónica, conformista. El objeto físico lo es porque se le puso un lente de aproximacion.

“Tengo la sensibilidad de un hombre de 30 años” dice don Alberto “Sí. Es como un bebé.” Le contesta la mujer que acaba de rasurar su cabeza. Retiro no trata de la muerte, trata de la vejez, de la degradación del cuerpo, y de la mirada de los otros tambien.

Publicado en Leedor el 18-08-2008


Also published on Medium.