Expedientes X: Quiero creer

0
6

Curioso regreso a la pantalla grande de una serie de TV que ya parecía muerta.En una época lejana, le dedicamos en Leedor un conjunto de notas que ubicaban a la serie X Files , en nuestra humilde opinión, como uno de los productos televisivos más importantes de los años ´90. Con el tiempo y la distancia, esta idea, lejos de diluírse creció. X Files es definitivamente la serie de los años 90.

Paranoia, religión, milenarismo, pensamiento científico y pensamiento mágico, fin del mundo, globalización, videncia. Todos temas finiseculares que la tornaban interesantes de por sí. En el centro la idea de que la verdad absoluta dejó de existir hace rato.

A esto hay que añadir la atraccion de la pareja central, su feedback, y una relación amistosa-amorosa que nunca terminaba de definirse.

El final de las sustanciosas 9 temporadas se anunció como irreparable en el 2002, un poco antes hubo una versión cinematográfica que ya tiene 10 años y que no estaba nada mal. En este año 2008, cuando el futuro ya parece haber llegado, un poco sorpresivamente una nueva versión resucita una historia, una relación y un conjunto de tópicos que atraparon en su momento pero que hoy parecen repetitivos e inexplicables.

Estos personajes, ahora cuarentones, tienen discusiones que ya dejaron de ser filosóficas y esenciales, para plantear problemas de alcoba. Es que alejados de sus apasionantes vidas de agentes del FBI parecen insertos en una vida un poco más “normal”. Y fundamentalmente, Scully no quiere volver por nada del mundo a ese lugar oscuro que sigue atrapando a Mulder. Sus argumentos ya no pasan por cuestiones de racionalidad o de cientificismo sino por la voluntad de formar un hogar, una familia.

Mulder y Scully están grandes. Los fanas van a tener varias sorpresas que no delataremos. Ver esta X Files 2 es como volver a ver la serie, no mucho más, o sí, el intento de reflotar un producto que precisamente era valioso porque no lo parecía.

Publicado en Leedor el 15-08-2008