Colección Guerrico

0
22

Los inicios del coleccionismo en Argentina en sala remodelada.

- Publicidad -

Museo Nacional de Bellas Artes – MNBA
Avenida del Libertador 1473. Buenos Aires.
Martes a viernes de 12:30 a 20:30
Sábados, domingos y feriados de 9:30 a 20;30

Conocemos que el museo como institución tuvo su origen en el coleccionismo, como trabajo sistemático en reunir piezas de interés puramente personal, para su contemplación en el hogar por un grupo privilegiado, ya que las colecciones que se fueron formando hasta el siglo XVIII revistieron un estricto carácter privado.

Asimismo se puede analizar el coleccionismo a partir de sus valores culturales, que en toda época han servido para definir a una clase social dominante y minoritaria, defensora activa de la posesión única, no compartida.

Debe distinguirse sin embargo en el coleccionismo de toda época, su valor formativo sobre el arte, la crítica y el gusto de la sociedad.

Estos principios fundamentales que acompañaron al coleccionismo universal a través de los siglos, comenzaron a ser asimilados en nuestro país recién en el siglo XIX.

Le correspondió a D. Manuel José de Guerrico (1800-1876) ser considerado el primer coleccionista argentino. ?El núcleo original de la colección fue enriquecido por su hijo José Prudencio (1837-1902) quien otorga al proyecto su verdadera dimensión institucional al donar hacia 1895, 22 obras con el propósito de contribuir a la creación del Museo Nacional de Bellas Artes?, según nos informa el catálogo de mano que entrega el Museo.

?Sin embargo, fue recién en 1938 cuando la mayor parte de la colección pasó a dominio público a partir de la donación de 627 concretada por las descendientes de ambos coleccionistas? nos aclara el mismo catálogo

Así encontramos otra vez reunida en forma permanente la colección que anteriormente había sido exhibida en forma parcial y dispersa, destinándosele ahora las zonas reservadas exclusivamente para tal fin.

La ambientación de las salas resulta impactante en sus tonalidades del rojo y a la vez revela un coleccionismo ecléctico para la época reunido en forma abigarrada sobre las paredes y el mobiliario como correspondía al gusto de la época.

Al entrar en la primera sala descubrimos a Diane Surprise (Diana sorprendida), 1879 ese magnífico óleo de Jules Joseph Lefevre que con sus inusuales dimensiones resulta el centro de las miradas. Anteriormente se encontraba a la entrada en la primera sala dentro de un conjunto de pinturas y esculturas de desnudos.

También se descubren dos óleos sobre tela de Giovanni Battista Tiépolo de temas bíblicos correspondientes a la donación de 1938 de gran calidad y valor.

Pero la colección comprende no sólo pintura y escultura sino también objetos de épocas y culturas diferentes de Oriente y Occidente como mates y sahumadores de plata de época colonial, tallas japonesas de los siglos XVIII y XIX, grandes peinetones de carey de época de Rosas y todo tipo de objetos de arte reunidos pacientemente.

Los invitamos a descubrir esta colección de arte reunida con el clasicismo del siglo XIX ahora en su nueva ambientación.

Publicado en Leedor el 2-8-2008