Antes que el Diablo sepa

0
9

Nadie se salva del infierno en la última película de Lumet.El interrogante inicial ¿Podrías vivir un día y medio en el cielo “antes que el Diablo sepa que has muerto”? intenta suponer que todo lo que se verá de ahí en más es la explicación de por qué estos personajes, criaturas imperfectas, tienen un destino si no trágico, al menos infernal.

Y la explicación se sobrelleva a traves de desórdenes temporales (o de conducta?) en las que predomina la idea de que todo punto de vista genera una certeza particular que no siempre se corresponde con otro punto de vista. Eso no es nuevo. Pero al cine no le exigimos originalidad sino lenguaje. Y los puntos nodales en los cambios de punto de vista una especie de metralleta de imágenes bastante falto de estética (ver la critica que hace en labutaca.net Almudena Muñoz Pérez cuando habla de ?horribles efectos sonoros y paralelismos de fotogramas congelados con tufillo televisivo”). No vamos a repetir esto de horrible de nuestra colega española, pero?

Nada salva a estas criaturas, en sus relaciones filiales, matrimoniales, paternales o maternales. Sus conductas (ahora sí) se pierden en un mar de decisiones equivocadas, nada se sustenta en una convicción más allá del todo vale: ?dinero para vivir en Rio de Janeiro o dinero para la sesión de heroína con un gay detestable?; dinero para pagar la salida de la nena o dinero para el vaso en el bar con cartel de neón??. No hay voluntad de hacer mal en estos personajes sin embargo el mal los encuentra y los devora. No se asocia el diablo a la idea del mal? Y ahora sí hablamos de lo religioso porque está película se llama así y no de otra manera.

El modo en que el relato despliega esos puntos de vista parece intentar sacudir la cabeza de estos irresponsables (porque no aparecen de otra manera) o corregir el insalvable destino al que se dirigen por sus decisiones equivocadas, eso es todo.

Falta ética en Andy cuando decide robar la joyería de la familia, falta ética en Gina cuando confiesa la infidelidad con su cuñado, falta ética en Hank en los encuentros amorosos con Gina; faltan otras que no develaremos. Parecen temas poderosos pero vaya a saber por qué el complejo sistema narrativo planteado por Lumet no fue suficiente y la película se convirtió en una superficie árida en la que todo pareció más un juego que una manera de hablar más profundamente de las decadencias americanas.

Los dvds editados de Sidney Lumet los ves acá

Publicado en Leedor el 22-07-2008