Antes que el Diablo sepa II

0
6

En esta película, como en una tragedia, se conserva la sensación asfixiante de la finitud humana, la inexorabilidad del tiempo pasado.
Dos hermanos, miembros de una adinerada familia estadounidense, cansados de transitar por la adversidad en materia financiera deciden asaltar el negocio de sus propios padres.

La situación se sale de control y el thriller hollywoodense se transfigura en algo similar a una tragedia griega; manteniendo, sin embargo, idiosincrasias propias de dicho cine en consonancia con el estilo de vida americano.

En esta película, como en una tragedia, se conserva la sensación asfixiante de la finitud humana, la inexorabilidad del tiempo pasado enlaza al presente y limita la libertad del hombre.

El universo de los protagonistas gira en torno al manejo del dinero, el personaje interpretado por Ethan Hawke sólo será buen padre en la medida en que pueda pagar los caprichos consumistas de su hija adolescente, su hermano se mantiene unido a su mujer por el ligero lazo de la solvencia monetaria, las deudas desangran a ambos protagonistas; cuando el dinero comienza a menguar ellos estarán dispuestos a hacer lo que sea necesario para recuperar el motor de sus vidas.

Sin embargo, algo más profundo comienza a asomarse ya desde el principio de la película, las relaciones familiares están siendo quebradas desde adentro, el hermano mayor drogadicto y anestesiado intenta escapar virtualmente de la vida que lleva, su hermano, el niño mimado de la familia, sin una pizca de empatía hacia él decide concretar una infidelidad con la mujer de éste.

Momentos antes del final de la película se pierde en equilibrada inestabilidad, la tensión entre opuestos que supieron mantener los trágicos antiguos y da la sensación de que el film devino una mera documentación de los crímenes de un asesino serial, sin embargo hacia el final la tragedia retorna y el padre de la familia debe reinvertir la inversión del cosmos llevado a cabo por el delito y, de este modo, reponer el orden vulnerado.

Hay un importante componente que se halla ausente en la película, esto es, el rol de la mujer como uno de los impulsos primarios de la potencia trágica, por el contrario, en la película las mujeres aparecen reducidas a meras figuras decorativas o desencadenantes pasivos de la acción; madres, esposas, hijas permanecen en un segundo y descolorido plano al carecer de voces narrativas en la historia, por lo que ésta deviene un duelo entre hombres.

Publicado en Leedor el 13-08-2008

Compartir
Artículo anteriorBatman
Artículo siguienteCantacuentos