Diario Argentino

0
5

O de cómo resulta fácil confundir la derecha y la izquierda cuando se nace y cría en un hogar peronista

- Publicidad -

Lupe Pérez García tiene un problema, que les ocurre a muchas personas, consistente en no poder distinguir entre la mano derecha y la izquierda y que se amplifica si además uno se cría en un hogar peronista.

La directora debutante en el largometraje, que vive desde hace uno seis años en Barcelona, afirma en algún momento de ?Diario Argentino? tener ?poquitas ganas de volver?. En verdad, durante una entrevista radial, reconoce que a medida que pasan los años esas ganas se vienen reduciendo. Lo cual se puede comprender luego de ver su documental y comprobar cómo sus hijos Juli y Ciro ya hablan catalán y crecen en un medio que dista mucho del que le tocó vivir a la directora desde su infancia a inicios de la década del ?70. Y para probarlo propone a través de sus recuerdos un recorrido por nuestra historia política desde el retorno de Perón en 1973, pasando por los diversos gobiernos que le siguieron. La dictadura queda reflejada durante una visita a Mar del Plata junto a su madre frente a los restos de ?El castillo?, uno de los famosos centros de detención donde Dagmar Hagelin fuera torturada por Astiz. Su progenitora, que había formado nueva pareja con Mario – fallecido luego de que se terminara el film – demuestra tener fuerte carácter y notable espontaneidad en más de una escena, imprimiendo mucha fuerza al relato. Aunque no se diga explícitamente es probable que la distancia física que separa a ambas mujeres deba ser en el fondo beneficiosa para la relación que las une.

Por la película desfilan imágenes, no por muy vistas menos impactantes, de momentos como la Guerra de las Malvinas, la llegada de Alfonsín al gobierno, la elección de Menem, su reelección en 1995, la victoria de la Alianza y la pronta defección de Chacho Alvárez, y la crisis profunda que terminó con el gobierno de De la Rúa. A destacar las corridas en los días previos al corralito, con gente denunciando que estaban pasando hambre, en grueso contraste con otra imagen de 1995 en que festejan la victoria con champagne Menem, Cavallo y su anfitrión Bernardo Neustadt en ?Tiempo Nuevo?.

Pero ?Diario Argentino? tiene el mérito de alternar las escenas anteriores con otras más íntimas. Tal aquella en que Lupe recuerda su bautismo submarino en un curso de buceo en Miami junto a su padre, fallecido en 1995 de un accidente vascular y ya separado de su madre. La visita al cementerio donde yacen sus restos es un cálido homenaje no sin cierta ironía cuando al procurar saber donde está su tumba le preguntan si éste falleció o no de muerte natural. La visita al museo de Fangio en Balcarce o unas clases de buceo en Mar del Plata siempre en compañía de su madre y pareja sirven para aliviar la tensión que genera el recuerdo de los momentos trágicos de nuestra reciente historia.

Es probable que el film produzca un efecto diferente en nuestro público y en el español que la vio hace un año. Por más que la directora piense que los de la Madre Patria conocen mucho de nuestra historia hay algo que ellos no tienen. Es la experiencia de haber vivido tantas dramáticas situaciones generando dudas, aún hoy en día, sobre qué es la izquierda y qué la derecha en más de un peronista, cuya marchita en eficaz arreglo de Germán Canción se escucha en varios momentos del relato.

Publicado en Leedor el 18-07-2008