I´m not there

0
7

Absolutamente anticonvencional, este retrato de Bob Dylan va a ser particularmente apreciado por sus incondicionales seguidores.Del no muy prolífico Todd Haynes, apenas cinco largometrajes en más de quince años como realizador, no se conocen localmente los dos primeros títulos: ?Poison? y Safe?. Recién en 1999 se estrenó ?Velvet Goldmine?, con más de un punto en común con la reciente ?I?m Not There?. Las dos exploran el mundo de una estrella del rock, siendo uno de sus intérpretes centrales en ambas Christian Bale. La filmografía de Haynes se completa con ?Lejos del paraíso? (2002), con una soberbia caracterización de Julianne Moore quien lo ha acompañado en tres oportunidades, incluida la que ahora nos ocupa. Desde su mismo título original, que el distribuidor local ha preferido retener y que refiere a una de las canciones no tan célebres de Dylan, se insinúa que intentar personificarlo resulta una tarea poco menos que imposible.

De allí a aceptar que se pueda lograr una mejor aproximación al músico vía seis intérpretes tan disímiles como el trágicamente fallecido Heath Ledger, Richard Gere, el ya mencionado Christian Bale e incluso una mujer (Cate Blanchett estupenda) será materia de discusión que seguramente no tendrá unánime aceptación. Cada uno de los actores compone una o más facetas del ecléctico compositor y para complicar aún más el cuadro tiene un nombre diferente. Incluso entre los restantes actores que caracterizan a una de las personalidades de Dylan (el joven Marcus Carl Franklin), éste lleva el nombre de Woody Guthrie, músico al que venerara y visitara en el hospital, famoso por la canción ?This Land is your Land? y para quien compusiera ?Song to Woody?.

La vida matrimonial de quien fuera pareja de Joan Baez no fue para nada simple y es Charlotte Gainsbourg la que lo sufre, en las escenas en que le toca convivir con Robbie Clark, otro de los alter-egos a cargo de Heath Ledger.

Quizás lo más flojo sea la participación de Richard Gere, aquí conocido como Billy the Kid, en clara alusión al film de Sam Peckinpah que protagonizara también Kris Kristofferson, a quien sólo se escucha acá en su rol de narrador.

En cambio, luce Cate Blanchett cuyo Dylan, llamado Jude Quinn, es quizás la faceta más negra al mostrarlo envuelto en drogas y psicodelia, pero también en una etapa rica en encuentros con famosos como Allen Gisnberg y los mismos Beatles. Blanchett fue nominada al Oscar y además recibió un premio de interpretación femenina en el Festival de Venecia.

También sobresale la etapa mística cuando, quien naciera Robert Allen Zimmerman, decidió adherir a los ?born-again Christians?, una secta religiosa que lo alejó de sus ideales libertarios de la década del ?60. Christian Bale asume esta etapa y una anterior como artista de ?folk music?

Hay aún una sexta ?personalidad? que asume el actor Ben Whishaw, cuando aún era un poeta joven y que permite entender que el nombre con que se lo designa en el film sea Arthur Rimbaud.

Pero ?I?m not There? es mucho más de lo que esta crítica intenta describir ya que hay por ejemplo constantes referencias a la política norteamericana por donde desfilan imágenes de personalidades tan diversas como Kennedy, Oswald, Martin Luther King, Nixon, Lindon Johnson, Kissinger y lugares tan celébres como la Cuba de Castro y Vietnam.

Dejamos para el final la referencia a la banda sonora de este extenso recorrido por la vida del genial músico y compositor. Haines ha preferido matizar versiones originales con otras de excelentes covers. No podían faltar entre otros temas ?Single Twist of Fate?, ?Trouble in Mind?, ?Like a Rolling Stone?, ?Knockin? on Heaven?s Door? y ?Mr Tambourine? aunque la lista es mucho más extensa.

Quizás pueda lamentarse que el estreno de ?I?m not There? no haya coincidido con la visita reciente de Bob Dylan a la Argentina. Más de uno estará ahora lamentando, luego de ver el film, no haber asistido a tan histórico recital.

Publicado en Leedor el 20-06-2008

Compartir
Artículo anteriorUnderground
Artículo siguienteEslovenia