El Sueño de Cassandra

0
9

Un Allen con estirpe británica deja dormido en El sueño de Cassandra su costado más desfachatado.Woody lo Hizo de Nuevo.

“Londres es una ciudad cuyo clima no sólo es perfecto para la atmósfera que busco para mis películas sino para mi propio temperamento.” Woody Allen.

Como coronación de la trilogía de Londres ?iniciada con ?Match Point? y seguida por ?Scoop?- Woody Allen vuelve a su mejor cine para despedirse de ?la isla? con buena estrella y así recalar en España con su flamante ?Vicky Cristina Barcelona?, presentada hace unos días en Cannes.

Después del mega éxito de ?Match Point? que en el país superó el medio millón de espectadores (primer puesto en el ?Top Ten Leedor 2005?) y pasando por la insulsa comedia ?Scoop?, un triste traspié en el medio de esta trilogía, ?El Sueño de Cassandra? da un nuevo aire a este prolífico director, que desde hace más de dos décadas estrena a razón de un film por año.

Dos hermanos: Ian (Ewan McGregor) ambicioso y viviendo más allá de sus posibilidades y el menor Terry (Colin Farrel) jugador compulsivo, se asocian para comprarse el barco que da nombre al film. Esto, más otros malos manejos financieros los dejan en una mala situación. La única posibilidad de salir a flote parece ser Howard, el tío rico y exitoso de la familia (el gran Tom Wilkinson, nominado al Oscar por su performance en ?Michael Clayton?). Pero Howard a cambio de su ayuda, les pedirá un favor que puede cambiarles la vida. Esta escena clave, está filmada con una cámara que los envuelve entre la lluvia y las ramas de los árboles (raya lo antológico).

Con muchas reminiscencias de ?Crímenes y Pecados? (la recordada película con Martín Landau y Angelica Houston), donde el policial, la culpa y el tratamiento de lo moral era el plato fuerte, ?El Sueño?? sin llegar a los niveles anteriores, sale airosa, pese a contar con excesivos diálogos.

Tiene a favor un gran trabajo de casting -Farrel está muy medido- y un clima de suspenso atrapante.

Woody ha vuelto a romper varias de sus reglas: se extiende más allá de sus usuales 90 minutos (108) y deja de lado el humor más hilarante dando paso al thriller.

El film dialoga con ?Match Point? en el sentido que en ahora parece cambiar la ideología y mirada con respecto a los temas morales. Posiblemente sea lo más interesante de la película. Una especie de ?respuesta? a la anterior mencionada.

Los seguidores más fanáticos de su cine podrán hasta cierto punto decepcionarse, ya que el Allen con estirpe británica deja nuevamente dormido su costado más desfachatado. En hora buena! Ahora quedará esperar a Enero de 2009 para disfrutar y analizar su realización en las tierras de la Madre Patria.

Publicado en Leedor el 6-06-2008