Paralelismos Metafóricos

0
9

Por oposición entre tomas fotográficas de plantas industriales y placas radiográficas, todas ellas realizadas invariablemente sobre soporte en fibrofácil o cintra, Raquel Bigio establece sus paralelismos metafóricos. Por oposición entre tomas fotográficas de plantas industriales y placas radiográficas, todas ellas realizadas invariablemente sobre soporte en fibrofácil o cintra, Raquel Bigio
establece sus paralelismos metafóricos.

Trabaja así con lo antitético: por una parte las representaciones de estructuras tecnológicas con su andamiaje de tuberías, pasajes y bifurcaciones nos llevan a la representación de circuitos de transporte de líquidos o semisólidos en un recorrido necesario para la ejecución de un proceso productivo predeterminado.
En lo artístico estas imágenes se presentan mayormente en blanco y negro, aunque admiten algún otro color, proyectadas sobre fondo marrón. En la oposición de colores las estructuras aparecen traslúcidas, como si se tratara de imágenes fantasmagóricas flotando en una atmósfera gaseosa o también de radiografías colocadas delante del negatoscopio para su examen.
En otras, las tomas prefirió realizarlas directamente de secciones de cañerías y sus ramificaciones desenterradas en edificios, que permiten observar la rugosidad de los metales o sus revestimientos creando contrastes sugerentes por el envejecimiento de los materiales.

Por contraste, pero asimismo por similitud de funciones que imaginativamente les asignamos, en las fotografías tomadas de placas radiográficas, creemos adivinar también circuitos de transmisión del cuerpo humano, más aún cuando se han tomado secciones de intestino con efectos plateados de tubería en plomo.
Asimismo en la fotografía de una placa de tórax, donde aparecen las sombreadas costillas, esos huesos largos y combados, el color sobre un fondo rugoso de pared, juega un rol de importancia para configurar una obra de arte, apreciación acentuada por la inclusión de líneas que le otorgan al plano un efecto de cuadrícula.
También la artista utilizó en sus trabajos el electrocardiograma, aquel ?dibujo? o línea que nos muestra amplificada la actividad eléctrica del corazón, que aquí nos lo presenta como un conjunto de rascacielos alineados para el desfile.

Los efectos logrados en todas las obras son sorprendentes. Los invitamos a recorrer los circuitos propuestos por la artista.

Isabel Anchorena Galería de Arte.
Arenales 1239, Puerta 4H, Rue des Artisans. Buenos Aires.
Hasta el 21 de junio de 2008.

Publicado en Leedor el 29-05-08

Compartir
Artículo anteriorTratamiento de shock
Artículo siguienteLeonera