Mercado de Arte

0
11

Algunos números y razones para continuar pensando en el arte como una inversión altamente sostenible.Quienes conocen el negocio afirman que invertir en obras de artistas bien posicionados en el mercado puede generar hasta un 30% de rentabilidad anual.

Hoy más que nunca, las economías mundiales están convulsionadas y el pánico ronda todas las bolsas de valores. Estos fenómenos repercuten directamente en la depreciación de las monedas, las crisis financieras y las quiebras institucionales e hipotecarias. Es en estos tiempos de crisis y especulación en donde el arte juega un papel como salvavidas inminente para quienes supieron ver en las obras de arte un nicho seguro de inversión.

La caída de los mercados y los tiempos de guerra son solamente dos tipos de eventos que tienden a impulsar el alza en el valor del arte. Jianping Mei y Michael Moses, son los catedráticos de NYU quienes crearon el índice de precios en el negocio del arte. En un reciente estudio publicado, Mei y Moses plantearon lo que hicieron cuatro guerras recientes a los precios de la pintura y 27 recesiones en los Estados Unidos.

Mei y Moses concluyen que: “durante los conflictos armados de duración muy larga del siglo pasado, el arte presentó un índice de rentabilidad que se incrementó en corto tiempo”.

Algunos datos históricos arrojan los siguientes resultados:
? Durante la Primera Guerra Mundial, las bolsas de Estados Unidos y la Británica cayeron en promedio un 25%, mientras que el arte durante el mismo periodo había subido un 125% de su valor.
? En la Segunda Guerra Mundial las bolsas de Londres y Nueva York se hundieron. Hasta 1946 se habían recuperado en un 107% y 100%, respectivamente. Para entonces, el arte alcanzaba un 130% de su valor de 1937 previo a la guerra.
? El S&P 500 aumentó el 67% durante la guerra coreana (1949 a 1954). En ese mismo periodo, el índice del arte de Mei/Moses fue superior de 108%.
? Durante la guerra de Vietnam, el S&P 500 disminuyó el 27% entre 1966 y 1975, mientras que el arte subió el 256%.

Respecto a la manera de invertir, hay quienes no se toman riesgos e invierten en artistas tradicionales de renombre (fallecidos o vivos consagrados) que el mercado ha legitimado, pero que pueden llegar a valer miles de dólares. Este tipo de arte puede estar sujeto a la especulación y hay que tomar ciertos recaudos, como conocer la procedencia y autenticidad. En este caso se recomienda adquirir obras con su respectivo certificado de autenticidad. De carecer de documentación, se debe exigir al vendedor un certificado emitido por un especialista autorizado o por una institución de confianza.
Otros son más osados y van más allá, tomando riesgos a largo plazo.

Es decir, apuestan a artistas emergentes pero con futuro promisorio, suponiendo un incremento progresivo de sus valores. La desventaja de este grupo es que se apuesta en un margen de tiempo indeterminado.

La gran ventaja es que invierten en artistas de su gusto, siguiendo de cerca el incremento de los valores, sus pasos, trayectoria, sumando la posibilidad de conocer al artista en persona. Esto asegura con certeza la procedencia y originalidad de las obras adquiridas haciéndolas incuestionables.

Teniendo en cuenta que el arte en general puede alcanzar precios variables y que haya cada vez más interés por invertir en este tipo de activos, la mayoría de los artistas y galeristas están dispuestos a acordar el pago en cuotas. Cada vez con mayor frecuencia los interesados compran con financiación y menos de contado. La estrategia es adaptarse al poder adquisitivo del inversor. Con el arte joven hay menos previsibilidad de que los precios se inflen rápidamente, pero si logran entrar en el circuito nacional o internacional será una excelente inversión.

El gran auge del arte Latinoamericano está dando como resultado un creciente número de artistas transgresores bien posicionados en los mercados, y Argentina no es la excepción. Hay cada vez más obras para todos los gustos y presupuestos. Es común ver que los inversionistas más jóvenes apuestan por el arte de las nuevas tecnologías y nuevos soportes como el arte digital, la instalación, video instalación, fotografía, etc. Otros prefieren seguir apostando por el arte tradicional de pinturas o esculturas de tipo figurativo o abstracto.

En el 2007 el mercado de arte argentino superó los 21 millones de dólares en transacciones realizadas en Buenos Aires y Nueva York.
Ranking de obras argentinas más caras pagadas en subasta.
1. Jorge de la Vega. “El Diario de Santos L´Overture” 432.000 dólares.
2. Emilio Pettoruti. “Testa di Donna”. 421.000 dólares.
3. Jorge de la Vega. “Gato en el espejo”. 313.000 dólares.
4. Antonio Berni. “Ramona y la adivina”. 241.000 dólares.
5. Guillermo Kuitka. “Idea de una pasión”. 229.000 dólares.
Ranking de obras universales más caras pagadas en subasta.
1. Gustav Klimt. “Retrato de Adele Bloch-Bauer”. 135 millones de dólares.
2. Pablo Picasso. “Muchacho con pipa”. 104 millones de dólares.
3. Pablo Picasso. “Dora Maar con gato”. 95 millones de dólares.
4. Vincent van Gogh. “Retrato del doctor Gachet”. 82.5 millones de dólares.
5. Pierre Auguste Renoir. “Baile en el Moulin de la Galette”. 78 millones de dólares.

A la hora de invertir en obras de arte, el principal consejo es asesorarse bien, ya sea a través de una galería de reconocida trayectoria o un marchant de confianza. Al igual que en la bolsa de valores se recurre a un comisionista, lo mismo sucede con el mercado de arte. Siguiendo estos consejos básicos de inversión, el único riesgo real del inversor es obtener buenos dividendos, además del goce que produce la convivencia diaria con obras de arte originales.

Publicado en Leedor el 20-5-08

Compartir
Artículo anteriorVarieté de las Tabas
Artículo siguienteColisiones