Música para riveristas

0
13

Fútbol y música. Esta vez música para River Plate: para no zozobrar, exorcizando fantasmas…Musica para riveristas: la gente del destino de Sísifo

Sísifo, condenado, por siempre y para siempre, a elevar, arrastrándola, una enorme roca a una cima y que, cuando estaba a punto de coronarla, rodaba por su peso al punto de partida, me hace recordar al River Plate.

Tal vez por lo adormecido. Por la falta de entusiasmo.

Sinceramente triste. Huevático en el andar.

Si al dolor!!

Si al dolor!!

River es como una gotera. Como un mito pero al revés.

Me gustaría que los poetas hablasen de River.

Ahora busco en la música un pretexto para seguir vivo. Para seguir rodando, o tal vez, para parar un poco.

Por eso escribo para los riveristas. Para bajar un cambio.

Para establecer una resiliencia.

Para convocar al Ave Fénix, para recuperar la fe.

Para sacarle la lengua a los que molestan. Y son muchos: unos por atavismos cuasi ancestrales, otros por puro resentimiento; acá los que furtivamente relojean y admiran a Boca, acullá los que atesoran la bilis y luego la regalan o la escupen, que es lo mismo viniendo de ellos.

En este caso la música es para tener anclaje y no zozobrar. Sirve para remediar un poco tanto despecho, ayuda más que un libro, exorciza fantasmas, le da una patada en el trasero a las ganas de llorar.

La música como un trago fuerte. Levantamuertos.

Oh Espíritus !! Vengan!!

Que los otros equipos son un recuerdo. Que estén en el carajo.

Y ahí si. Ponga la música.

Banda Ionica Matri Mia. Son como una banda de pueblo. Fanfarrias que vienen de distancias inconmensurables en el tiempo. Para procesiones, actos partidarios, base sonora de cumpleaños. Viejos no tan viejos que están por encima de las cositas de todos los días, son los que la parca no se anima a llamar porque se le vienen al humo.

Se pierden entre las calles de tierra, amenazan a la tristeza con sentimientos sublimes. Ellos le dieron la piolita a Ariadna, no creen en las miguitas, les interesa lo imposible. Solitarios. Nómades. Vienen de lejos en el tiempo por eso son sabios.

Los tipos son como veinte y sicilianos. El cabecilla es un tal Roy Paci y anda todo el día con Fabio Baravero que jode con la trompeta a vecinos y a todo lo que se cruce. Tienen cantantes invitados de altísimo nivel. Recomiendo La Espinita. El que canta es Macaco. Lea y Escuche!!! (Gracias Ale Portela!. Chuik. Chuik!!)

Tengo una espinita que marca mi huella
Tengo una espinita que canta dolor flotando
Tengo una fierita gritándome desde dentro
(No es mí, no es yo)
Tengo una penita que sopla, no ventila
Mi remolón, mi remolón

Pa qué, pa qué, pa qué seguir llorando, pa qué
Si sólo son tres días, mi niña, y nos quedan dos
(bis)

Clavao en la puerta seré
Clavao en el suelo me quedé pa…
Clavao en la puerta óyele

Muero remolón no anda quieto
Muero revolcón no parpadea
No pestañea, no duerme
Ni cuando habla de ella
(bis)

Clavao en la puerta seré
Clavao en el suelo me quedé pa…
Clavao en la puerta óyele

Muero remolón no anda quieto
Muero revolcón no parpadea
No pestañea, no duerme
Ni cuando habla de ella

Clavao en la puerta óyele
Clavao en la puerta me he quedao clavao
Clavao en la puerta me quedé
Clavao en la puerta me he quedao vacío
Clavao en la puerta óyele
Clavao en la puerta me he quedao clavao.

Vinicio Capossela Canzone a Manovella canciones a manija, manivela. El título sugiere que hay que darle cuerda, darle manija a este River bajoneado. El tipo Vinicio, y este es un lugar común, tiene sabores, reminiscencias a Paolo Conte, al Tom Waits que decía que él bebía pero su piano se emborrachaba. Linda imagen. Vinicio es una imagen de esa Europa unida por el mercado pero dividida en multitudes de identidades locales. A veces canta como un serbio feliz, otras veces una oscuridad boreal lo invade y parece un noruego de allá cerca del Círculo Artico, otras veces parece un discípulo de nuestro inefable Pérez Prado, salta la liebre y parece un cantante de cabaret de la república de Weimar, digo por lo decadente y oxidado.

Pero son canciones para darse manija. Y el River las necesita, los riveristas deben darse un baño con las siete hierbas del Gólgota y después escuchar a Vinicio.

Recomiendo ponerle cuidado a Canzone a Manovella, Signora Luna, Solo Mia y Marajá.

Bebamos! No llore! Desemplúmese que eso es pura idea de los otros. La realidad no es lo que pintan. Es lo que cada uno quiere que sea.

Malena Muyala Puro Verso. Uruguaya, de la tierra del Enzo. Por eso y porque de la otra vienen piolas y otarios. Pero si una cosa es importante, Malena canta bien. Una morocha de esas que no se empardan. Escúchela cantando Maquillaje y sentirá el hipnotismo que genera esta artista. Reproduce el río, atrapa el otoño, brillan los grises ahumados, le pone compañía al solo. Pone garras donde hay que ponerlas y, particularmente, hipnotiza, exorciza y ayuda. Encima se llama Malena! Un lujo y una fiesta para el corazón.

* Ustedes no existen. Dijo uno.
* Otro se sincero y gozó con un están todos muertos.
* Respondí con fuerza: No estamos muertos.

* Ella dijo, me hubiese gustado conocerte cuando estabas vivo.
* Perdón -le dije- aquí no hay muertos. Estamos en la eternidad

Publicado en Leedor el 12-05-2008

Compartir
Artículo anteriorAyesha
Artículo siguiente5to Festival de Títeres