Construcción de una ciudad

1
10

Aunque con menor frecuencia de lo esperado aparece cada tanto, dentro del vasto panorama de cine nacional, un film cuya visión produce regocijo
Presentado dentro de la Selección Oficial Argentina del 10º BAFICI, ?Construcción de una ciudad? es el primero de los once títulos de dicha selección que se estrena a pocos días de su presentación, lo que constituye un acierto ya que está fresco el recuerdo de la mención especial que le otorgara la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina.

Su director Néstor Frenkel ha sido colaborador de directores prestigiosos como Martín Rejtman y Adrián Caetano, además de realizador de la lamentablemente poco difundida ?Viaje en Marte? y del documental ?Buscando a Reynols?, género a la que pertenece la película que se acaba de estrenar.

Federación era una ciudad de la provincia de Entre Ríos que, como consecuencia de las obras de la represa de Salto Grande, prácticamente fue ?desaparecida? bajo las aguas en la segunda mitad de la década del ?70, lo que por otra parte ya era una especialidad aplicada por la dictadura militar a miles de personas inocentes En su lugar fue inaugurada en fecha patria (25 de mayo de 1979) otra ciudad que se denominó ?Nueva Federación?, acto al cual asistió el dictador Jorge Rafael Videla, junto a una importante comitiva y desfile militar que contó además con fuerte presencia de representantes de la iglesia. Imágenes de noticieros de la época muestran el pomposo evento que el documental amplía con testimonios de algunos asistentes al mismo. Sin embargo la mayor riqueza del film la dan las entrevistas a otros personajes singulares, en su mayoría nuevos residentes, que se encontraron con una paradoja al poder afirmarse que ?lo que el agua se llevó, el agua trajo?. En efecto, la Nueva Federación descubrió que sus aguas tenían propiedades termales con lo que se instaló una pujante industria turística y que llevó a que la población se multiplicara hasta alcanzar en la actualidad las 20.000 personas, según nos revelara Frenkel en una reciente entrevista periodística. Hay también gente que se resistió a abandonar su casa, como ese señor de 93 años cuyas declaraciones son difíciles de comprender y otro a quien todos odian porque sus perros no paran de ladrar e incluso de aullar durante la noche.

Como se señalara anteriormente es la industria del turismo la que brinda bienestar y trabajo a mucha gente, como ese par de actores que dos veces a la semana representan una melodramática pieza, alusiva a la desaparición de Federación, que logra sacar lágrimas a los ocasionales turistas y que a nosotros, los espectadores del film, nos causa más gracia que tristeza.

Por ser un documental no resulta fácil adelantar mucho más de la trama de ?Construcción de una ciudad?, aunque es posible afirmar que los algo más de noventa minutos que dura están plenamente justificados y que el interés no decae en ningún momento, lo que es desde ya todo un mérito.

Publicado en Leedor el 5-05-2008