La Garfagnana

0
8

En la región de Toscana, en la provincia de Luca, Italia, se encuentra La Garfagnana. La recorrimos y te contamos…
Las montañas, gracias a su posición, su morfología y su altura ayudan a representar un paisaje interesante por la riqueza de la flora y de la fauna. Todo esto se integra a un Parque Regional.

En el valle existe una Gruta Santuario que llega a quince metros de profundidad y su sacristía está cavada en la roca.

CASTIGLIONE DE GARFAGNANA:

Esta localidad es un bastión defensivo muy importante desde la antigüedad. Se trata de un cuadrilátero irregular dotado de torres en los ángulos y sobre los laterales de la puerta. En la parte alta de la ciudad surge la fortaleza más antigua, que data del siglo XII
Hay varias iglesias y un museo de la cultura rural del valle del río Serchio con más de 4000 objetos que son testimonios de usos y actividades de la vida campesina, expuestos en catorce salas.

COREGLIA:

Si de un modo general afirmamos que la Toscana ofrece en cada ciudad características que la distinguen de las vecinas, por sus grandes realizaciones de arte y cultura, diseño urbano y edificios, aplicamos el concepto de “burgo muy particular” a esta pequeña ciudad.

Coreglia ofrece un novedoso museo de figuras de yeso, realizadas por distintas generaciones que transmitieron la técnica de padres a hijos. El museo reúne más de 1000 ejemplares. En la sala de ingreso se encuentran las realizaciones de Fausto y Margarita, y en otras salas la representación de Camilo Benzo (Conde de Cavour ) quien junto con José Garibaldi fue el gran colaborador de Víctor Manuel II, en el proceso de la tan postergada unidad italiana. También pueden observarse los guardias suizos, bustos de filósofos (griegos y romanos), reyes, emperadores, personajes de la mitología y celebridades de la música, la plástica y la literatura, como también representaciones de animales.

Es un artístico mundo de yeso, a veces blanco, otras veces magníficamente policromados. Se trata de un arte de muchas décadas que puede desvanecerse en contacto con el agua. La utilización del yeso tiene su origen en Coreglia en los siglos XVI y XVII.

El nostálgico director del museo que con orgullo mostraba las joyas de su pueblito comentaba: ?antes, jóvenes y personas mayores, con quizás ignoradas manos de artistas, modelaban y decoraban?. Después, el tiempo libre, lo ocupó el televisor y, posteriormente, la computadora.

Agregó: ?ya nadie viene aquí a aprender, entonces, para mantener este museo buscamos agrandarlo con obras que se encontraban, quizás olvidadas, en domicilios particulares y fueron donadas a lo más bello que puede ofrecer la pequeña Coreglia?. Al retirarnos, admiramos la hermosa colección de pesebres.

CASTELNUOVO DE GARFAGNANA

Ciudad fascinante e histórica cuyo nombre aparece por primera vez en el siglo VIII y en la segunda mitad del siglo siguiente fue fortificada. Según la tradición la condesa Matilde, dueña de Castelnuovo, la transformó en paso obligado hacia otros destinos.

En 1248 Luca conquista Castelnuovo y después Castracani agranda la fortaleza y en 1430 la ciudad pasa al dominio de los duques de Este y fue gobernada por Ludovico Ariosto. Hasta la unidad italiana, exceptuado el período napoleónico, volvió a quedar en poder de la casa de Este.

Por las reiteradas reconstrucciones, la ciudad actual tiene la apariencia típica del Renacimiento.

Sobre la vieja iglesia romana de comienzos del siglo VI se construyó la Catedral actual en el siglo X, bajo la advocación de San Pedro y San Pablo. Se agregaron muros y fue enriquecida en su interior.

¡Cómo Ludovico Ariosto se vinculó con la casa de Este¡

Se vinculó tras abandonar sus estudios de jurisprudencia, y como se dedicó a la literatura, sus composiciones de carácter humorístico llamaron la atención del cardenal Hipólito de Este, quien tomó al joven poeta a su servicio. Después pasó a servir al hermano del cardenal Alfonso II Este, Duque de Ferrara, quien le confió el gobierno de la Garfagnana que ejerció durante tres años. Después regresó a Ferrara donde murió.

Ariosto, en su obra ?Orlando Furioso?, relató la lucha de Carlomagno
con los sarracenos y los orígenes míticos de la casa de Este.

LAGO DE VAGLI.

Este lago tiene atrapada en sus aguas profundas una ciudad entera fundada en el siglo XIII por un grupo de herreros inmigrados.

La ciudad se sumergió debido al dique construido en 1946.

Cada diez años, cuando el lago es vaciado para mantenimiento de las
obras, la ciudad reaparece como por encanto y entonces es posible pasear por sus calles, entrar en las casas y en la pequeña iglesia.

Todas estas informaciones se obtienen en una bella construcción a la
cual se llega recorriendo el enorme dique .

El lago de Vagli atrae a los visitantes fascinados por su posición geográfica entre los Alpes Apuanos y por las excursiones, en barcos y canoas, que se pueden hacer por sus espléndidas aguas.

BARGA DE LA GARFAGNANA

Ciudad con viejo castillo, de origen longobardo, y una fortificación con tres puertas de acceso para defenderse de los asedios de luqueses y pisanos. Hasta fines de 1859 Barga, siguió la suerte del estado florentino.

Bajo la protección de Florencia fue gobernada por un cuerpo electivo.

La independencia le fue reconocida bajo el gobierno de Matilde, condesa de Toscana, y reconfirmada por el emperador del Sacro Imperio Romano, Federico I.

En la plaza Angelio se encuentra el palacio del marqués Angeli que fue alcanzado por el bombardeo de 1994 y recientemente restaurado.

Por sus callejuelas estrechas y tortuosas, conserva Barga su aspecto medieval. El voluntario sometimiento de Barga a Florencia, la exceptuó del pago de impuestos. Dotada de poder económico pudo construir palacios.

La Catedral de Barga fue construída en cuatro etapas: la primera fue realizada antes del año 1000; la segunda, ejecutada en estilo románico; en la tercera, se amplió ; en la cuarta ( durante los años 1500?1600) fue casi finalizada pues la fachada actual se terminó con mármol travertino. La puerta mayor está flanqueada por dos columnas cuyos capiteles tienen los temas típicos del medioevo. El púlpito, atribuído a Guido Bigarelli, está sostenido por cuatro columnas de mármol rojo, dos de las cuales apoyan sobre sendos leones, que simboliza la fuerza del Cristianismo. Una columna posterior descansa sobre la espalda de un enano, que simboliza el paganismo y la otra apoya directamente sobre su base, en el piso.

CASTELVECCHIO DE LA GARFAGNANA

En esta ciudad se encuentra la casa de Giovanni Pascoli, en la cual vivió desde 1895 hasta 1912 con su hermana María. Fue profesor de segunda enseñanza y sucedió a Carducci como titular de literatura italiana en la Universidad de Bologna.

Su poesía pastoril virgiliana y ágil, manifiesta sus sentimientos por el paisaje y la vida campestre.

Motivos de amor y de tragedia familiar, penetran en sus cantos.

En la Garfagnana se puede vivir gozando del paisaje y admirando la obra del hombre a través de los tiempos.

Publicado en Leedor el 28-04-2008