Música selecta para Racing

0
8

Porque la música empuja, te permite evitar el descenso, te da manija, promete, compromete. Por eso, para todos los hinchas de Racing va esta música.Música para el Destino Áspero

Hay muchas maneras de designar el mundo: Algunos hablan de opacidad social, otros refieren a las miserias humanas, más allá dicen que el amor es líquido, la porosidad de los bordes? Nombrar es designar. Quiero decir hay mucho de síntesis explicativa en estas frases que parecen políticamente correctas.
En mis horas de pensamiento, cuando uno ve pasar la vida desde un bar, o cuando se anda en esas travesías urbanas de Buenos Aires a La Plata o a Villa Ocampo en la benemérita, federal y bella provincia de Santa fé, digo que uno piensa.
En sus amigos, en el humo, en la velocidad cuasi asesina o suicida que el chofer le da al vehículo. Siempre pensando. En amores y desamores.
En el fútbol. Imposible no repasar cierto marcador, específicamente cierto gol. Y eso que no llego al paroxismo.

Aquí empieza la historia.

El Pueblo Unido Jamás Será Vencido!!
Patria o Muerte!!
Viva Perón carajo!!
GOOOOOOOOLLLLLLLLLLLL!!!!!!
De Racing!!

Y parece que los planetas se han alineado.
Su música endulza el camino de los mortales. Volver a soñar con un algo de fueye ?por lo tristón- y otro poco de zampoña ?por lo ancestral-.

-Ser de Racing te llega como el tango: con los sufrimientos? Racing me saca el jugo.
Mi amigo se mete en la emoción y se deja llevar. Fuma.
Las cenizas caen en el mismo lugar y se amontonan.

Y pienso en Racing y en los racinguistas como héroes culturales, héroes del destino áspero que le toca a algunos.
Lo heroico consiste en estar siempre entre dos mundos. La gloria y la tragedia para los de Racing es casi lo mismo. O sea entre la B y la A. Descenso o permanencia. Crudo o cocido. Siempre. Celebración o llanto.
Encima, digo sobrevolando, las aves carroñeras: empresarios y políticos. Nunca invitados, digo nunca socios ni menos aún el honor de vitalicios.
Los vitalicios. Esos que mezclan incienso y pólvora. Laurel y barbasco. Que consagran el valor de la derrota. Ponderan la lucha. Coleccionan mitos, o los inventan.
Los otros pertenecen a la categoría de los hombres crueles que odian a todos los demás porque si y les sacan el jugo, la plata, el hígado, las ilusiones.

Racing atrae, seduce. Es que tiene todo: adversidad, un pasado glorioso, colosal mala suerte, verás que todo es mentira, los colores: celeste y blanco?bien argentos, una dirigencia con mañas y patrañas, verás que nada es amor.
Y sin embargo Ernesto, El Conde, Daniel, Junior, Pochi en su Andalgalá natal, Chiqui, El Chino, Las dos Marianas, Luli con sus hermosos once años? Y la lista podría seguir. Digo todos. Digo nadie se salva. Todos atrapados, seducidos.
Hay amores que matan.

Racing, patria o muerte, a veces más muerte. No importa.

Para todos los hinchas de Racing va esta música.
Que no es comida, no abriga, no protege, no es aire puro entre tanto humo? Es todo eso y más.
Porque la música empuja, te permite evitar el descenso, te da manija, promete, compromete. Libera de las opresiones, cargadas, comentarios al pasar, miradas oblicuas. Rescinde contratos leoninos. Compra jugadores.
La música sirve para recordar, o sea tiene, es y hace a la memoria. Vamos a recuperar la memoria para el Racing Club y sobre todo para los racinguistas que son los verdaderos hacedores de todo lo que es. Leyenda y cotillón.

Esta es la música para Racing:

Chuni Cardozo. El disco se llama Canción y Fundamento. Toda una alegoría para el Racing Club de Avellaneda. Santiagueño, de los buenos. Hay que volver a las raíces del Chango que es el Heracles que hay que recordar y, sobre todo eso, procurar que su inolvidable gol al John Fallon siga repitiéndose ante tanto arquero local que parecen invulnerables.
Desde Santiago la magia tiene que venir, recuerden los ojos negros de Shunko, ese era un chango también. Y lo más importante era su arraigo, su amor, su ternura y, principalmente, su fuerza interna.
Los grandes linajes comenzaron en Santiago del Estero.
Se va la primera! Y nos quedamos en ella!!

La Bandada. Tucumanos! Y no por llevarle la contra al Chango Cárdenas. Es que de allí viene Franco Sosa, el último héroe racinguista. Escuche Lo Siento Por La Baldosa y sentirá eso que decir no puedo. Hay algo que es como si te picara una víbora que te pone a mil, que te zarandea. Lo que no mata fortalece o engorda.
Vamos Racing!!

Póngase a preparar el asadito, si quiere empiece con un malbec, prefiero el gancia. Si, algo para picar. Gracias doña. Un favor, podría poner esta música?
Es un disco de la Orquesta Típica Fernandez Fierro, una belleza que se llama Mucha Mierda, grabado en el auditorio J.L.Borges, en la Biblioteca Nacional, hace dos años casi exactamente.
Tienen algo fuerte que lo pone al escucha, de manera sincopada, a latir con ellos. Fortaleza, temperamento, nada del otro mundo o si: cuatro bandoneones, cuatro violines, un violoncelo, un piano y una voz. Hasta Antonio Vivaldi marcaría el compás si estuviese aquí, escuchando la O.T. Fernandez Fierro, música para los de Racing.
No es tango new, ni electrotango, tampoco son mensajeros que se ponen un escapulario con San Astor o San Anibal. Son ellos. Y ya sabemos que la mierda no es enemiga del espíritu, antes bien es para recordarnos que hay combustibles mejores y peores. Porque los espíritus comen y beben.
Aunque parezca un saludo hediondo: Mucha mierda Racing!!

Hay otras músicas que se pueden considerar. Si ud quiere envíe la lista y vemos.

PS: Hay la sombra o la contra siempre en todas las cosas.
Los de Racing no escuchan: Rolling Stones en Simpatía por el Diablo. Tampoco a Patxi Andión entonando Padre porque creen que alude al C.A.R.P. Lo mismo a Gaby, Fofó y Miliki en La Gallina Turuleca que es casi como un himno a las goleadas propinadas por el C.A.R.P Tampoco a R. Goyeneche diciendo ?primero hay que sufrir, después llorar y al fin andar sin pensamientos? (Naranjo en Flor). La lista sigue?

Foto gentileza del sitio oficial de Racing Club

Publicado en Leedor el 19-04-2008

Compartir
Artículo anteriorHumo
Artículo siguienteAppetite y Tanto Deseo