Ana Frenkel y Pura Cepa

0
21

Feriado otoñal en Buenos Aires, Ana Frenkel nos recibe en su casa para conversar sobre dos de sus obras de Danza-Teatro Entrevista a Ana Frenkel

Feriado otoñal en Buenos Aires, prácticamente un día de verano si no fuera por el fresquito que hace a la sombra. Ella me recibe en su casa y, a pesar de tener un ensayo en media hora, nos sentamos en su amplia cocina mientras Ana termina de preparar el puré para su hijo.

Taza de té mediante y presentaciones terminadas, me concentro en la hermosa vista del jardín de la planta baja. Todo es claridad y equilibrio alrededor de esta mujer que además de bailarina, coreógrafa (y por supuesto mamá) enfrenta el reestreno del primer espectáculo de su dirección. Un mes antes, Sucio-que co-dirige con Mariano Pensotti- se reestrenó a su vez, luego de haber recibido numerosos y más que merecidos premios.

Tanto Pura Cepa como Sucio son espectáculos que, a pesar de las diferencias, encarnan el híbrido género de la danza-teatro. Frente a estos trabajos, me pregunto acerca de su manera de acercarse a la danza y al movimiento, su capacidad de tratar la danza contemporánea como una poblada de matices expresivos, casi teatrales. Para Ana ?el movimiento es algo natural, que le pertenece a cada uno. Trato de que esté muy vinculado a las sensaciones y que el cuerpo pueda accionar desde la emoción; el motor del movimiento y a partir de ahí trabajar, poder, darse cuenta de cómo se mueve uno, disfrutar de ese vínculo de esa unidad que se da con el cuerpo, después también de trabajar las trabas de poder abrir lugares que están cerrados, y eso lleva a algo naturalmente expresivo, porque allí se va transparentando una persona.?

Me explica que su punto de partida es la emoción, porque es algo auténtico, propio de cada intérprete, ?cuando trabajamos sobre el montaje, específicamente lo único que hacemos es engrandecer esa emoción que ya está, revalorizarla. Yo voy a ese lugar expresivo y después lo pongo en el escenario.?

Cuando empezaron con Sucio -con Pensotti como co-director, Carlos Casella, Juan Minujín y Guillermo Arengo como elenco- ¿también trabajan desde las emociones?

-Sí siempre desde lo emocional, pero en Sucio nos metimos con una temática, tuvimos mucho trabajo de mesa, reuniones donde sabíamos que queríamos hablar de temáticas propias del hombre como su sexualidad, su lugar en la sociedad, su relación con las mujeres, su relación con el mundo, la responsabilidad, el trabajo, la exigencia; siempre desde la visión del hombre en particular. Partimos de la idea, buscamos, qué le iba surgiendo a cada uno a partir de esa temática, pero empezamos con la temática y trabajamos mucho con imágenes, buscamos, escribimos, o sea deliramos en mesa.

– ¿Pura Cepa (resultado de una propuesta de sus alumnos de composición, ahora el grupo Compo) sería un trabajo relacionado más directamente con las emociones de los intérpretes?

-Si, porque con los chicos de Pura Cepa, el camino fue otro, fue liberar lo que cada uno sentía y quería hacer y después se fue componiendo.

– Vos lo fuiste tejiendo y uniendo y al final todos hablan de las mismas cosas?

-Si. Creo que es por donde voy llevando el trabajo que ellos van improvisando y al final, los voy guiando. Igual no sola eh? (se rie) Con todos trabajamos, vamos tomando una mirada de las cosas y, ya como grupo, nos vamos sintiendo identificados, y terminamos todos contando lo mismo. Surge un sentido y después todo se encamina hacia ese lugar.

-La cuestión del universo de la mujer y del hombre en Pura Cepa es muy fuerte, la diferencia entre el número de los chicos y las chicas, ¿todo eso no fue premeditado entonces?

-No, lo fuimos armando mientras surgían las temáticas y nos íbamos sintiendo identificados y yo desde la dirección iba dándole forma; cuando señalaba alguna los chicos iban acotando desde esa forma.

– Entonces estás atenta a lo que le surge a la persona, ¿trabajas también esa transparencia, esa cosa más permeable dentro de la misma coreografía?

-Vos decís que en una misma coreografía cada uno tiene su propia manera de hacerlo

– Claro, o se puede ver como una investigación que va creciendo.

– En los laburos que son más personales siempre trato de que el trabajo esté vivo, que lo que pase pueda tocar alguna emoción, porque si lo dejás muy rígido y estático y pasa el tiempo y uno lo tiene que hacer después en vivo, o sea que tiene que estar sensible, si no buscás en el lugar del intérprete es como que queda muy formal y se pone aburrido para la gente que lo ve.

– ¿Pensás que, dentro de la danza, la mente y las emociones se separan del cuerpo, de la forma?

-No. La mente y el cuerpo es lo mismo, hay que trabajar la unidad. Cuando te movés hay un otro a quien expresarle; la idea es transmitir, la idea es que el movimiento represente una emoción. Ésa es la búsqueda. También es importante la mirada de afuera, porque vos podés hacer catarsis sola, que es genial, pero al espectador puede no decirle nada. Entre lo que uno hace, lo que se ve y lo que se proyecta hay una necesidad de dirección, o sea un complemento que es la guía para ir puliendo lo que cada uno quiere expresar a través del movimiento, sino es catártico, y esa no es la idea no?

– Jaja, no claro. Y con tus alumnos ¿cómo trabajas para que expresen lo que necesitan y al mismo tiempo eso llegue al público?

-Se elige qué funciona mejor y qué no. Después se va puliendo, se busca lo poético, se limpia, hay cosas que son demasiado obvias, primero sale más puro o muy exagerado porque todavía no lo siento, hasta que se va armando la composición.

Frente a distintas técnicas de danza contemporánea que privilegian la forma para llegar a una emoción, Ana busca que el cuerpo pueda moverse desde la emoción, y que el movimiento surja como resultado de un todo, para, de esa manera ser capaz de llegar al espectador. En Pura Cepa las distintas emociones que nos golpean son auténticas: están el amor, el odio, la rabia, la alegría y la tristeza, todas bajadas a situaciones, encarnadas en los cuerpos de estos chicos que de tan sinceros se matan y nos matan de la risa. Misión cumplida.

Foto gentileza del Blog del Grupo Compo

Publicado en Leedor el 11-04-2008