Caramel

0
13

Una coproducción líbano-francesa con tema profundamente femenino.El film de Labaki es una película sobre mujeres y para mujeres. Con un salón de belleza como telón de fondo, se entretejen las historias de seis mujeres: Layale (encarnada por la directora del film) es una mujer soltera que mantiene una relación con un hombre casado, quien no tiene intenciones de dejar a su esposa y a su hija; Nisrine (Yasmine Elmasri) está a punto de casarse, pero no le ha dicho aún a su marido que no es el primer hombre en su vida; Rima (Joanna Moukarzel) es una joven lesbiana que aún no ha confesado abiertamente su sexualidad; Jamale (Gisèle Aouad), una de las clientas, divorciada, intenta abrirse paso en el mundo de la actuación, donde debe competir con mujeres veinte años más jóvenes que ella; Rose (Sihame Haddad) es una costurera de unos 50 años que debe mantenerse con el poco trabajo que tiene y cuidar de Lili (Aziza Semaan), una anciana senil que la asfixia con sus constantes llamados de atención.

Estas amigas se acompañan y ayudan en un momento crucial de la vida de cada una de ellas, en un país donde el universo femenino se asocia a la virginidad, la familia y la maternidad. Así, las problemáticas que transitan son un corrimiento de ese lugar común impuesto por la sociedad. Labaki intenta mostrar la cara oculta del monolítico concepto de mujer a través del retrato de un espectro más amplio, logrando a su vez una reflexión sobre cuestiones sentimentales, religiosas, políticas, económicas e ideológicas.

En este universo, los hombres aparecen como satélites de las mujeres, persiguiéndolas, seduciéndolas, pero nunca comprendiéndolas del todo. Sin embargo, no es un film feminista, sino profundamente femenino, que apela al humor para suavizar los momentos de tensión.
En definitiva el film es un debate sobre la tradición y los riesgos del cambio. Cambio que algunas abrazan como la posibilidad de un futuro distinto, y que otras no se animan a vislumbrar.

Publicado en Leedor el 27-03-2008