Adrian Mazzieri

0
18

Una pintura que se asocia con la fotografía, la de Adrián Mazzieri. Hasta el 12 de abril.Arte Instantáneo en ADRIAN MAZZIERI.

Isabel Anchorena Galería de Arte.
Arenales 1239, puerta 4H ? Rue des Artisans. Buenos Aires.
Hasta el 12 de abril de 2008.

Creemos observar cierta fugacidad en las pinturas de Adrián Mazzieri.
Encontramos en ellas la espontaneidad de lo breve o momentáneo que nos permite asociarlas con la fotografía.

No podemos deducir ninguna intención de plantear el desarrollo de un argumento o la transmisión de un mensaje como en la publicidad; la fragmentación de los personajes y de las situaciones es evidente lo que nos impide aprehender la esencia de la idea que se pretenda expresar.

Adivinamos no obstante, que estas escenas inconclusas o seccionadas se desarrollan en ambientes urbanos lo que nos lleva a la contemplación de seres en el anonimato de las grandes ciudades. No tenemos de ellos una visión completa ni tampoco podemos deducir algún protagonismo. Nos encontramos en un mundo secreto o desconocido. No existiendo la representación de una persona -el retrato de los fotografiados- la atención del espectador se dirige entonces a los pequeños detalles.

El retrato está siempre presente en las pinturas aún cuando los personajes se presenten a veces de espaldas. Asimismo y a pesar del corte de las imágenes se reconoce cierta obsesión por el retrato aún cuando por decisión del artista los protagonistas deban permanecer en lo desconocido.

Como en ?Las de Rojo? pintura fragmentada intencionalmente donde no encontramos un participante totalmente resuelto. En esa misma escena integrada con el conductor del colectivo asistimos a un juego visual de los espejos que sin embargo tampoco nos permite completar un retrato de éste. Todo resulta fragmentado, como en un rompecabezas hay que buscar las piezas faltantes con la imaginación.

Las tonalidades pastel de las pinturas, -si bien a veces exhiben detonantes rojos-, nos causan asimismo esa impresión de estar contemplando superficies coloridas de fotografías. Pero sabiamente distribuidos, los colores permiten observar detalles que otras veces podrian pasar inadvertidos y que aquí adquieren cierto dramatismo.

Una exposición sumamente interesante que hay que animarse a contemplar y discutir.

Publicado en Leedor el 14-03-2008