Muerte en un funeral

0
8

Un festejable regreso a su tierra natal del realizador Frank Oz.

Frank Oz es un director inglés que alcanzó gran popularidad por ser junto a a Jim Henson el creador de los Muppets. Algunas de sus primeras películas, tales como ?El cristal encantado? (junto a Henson), ?Los Muppets toman Nueva York? y ?la Tiendita del horror? fueron grandes éxitos de público. Luego su suerte empezó a cambiar probablemente en forma coincidente con su mudanza a los Estados Unidos. Como muestra basta la anterior película ?Las mujeres perfectas?, lamentable remake de ?The Stepford Wives?, también su título original.

El regreso a su tierra natal parece sentarle bien a Frank Oz con su más reciente film ?Muerte en un funeral? (?Death at a Funeral?), que acaba de estrenarse localmente. No se trata de una obra enteramente original ya que los ingleses han dado a lo largo de su historia muestras de este tipo de cine en donde lo cómico se combina con lo macabro. Uno no puede dejar de pensar en films como ?El quinteto de la muerte? (glorioso Alec Guiness!) o en un registro más romántico en ?Cuatro bodas y un funeral? y también más recientemente en ?El jardín de la alegría? (?Saving Grace?), todas diferentes pero con algo en común, reconocible como el mentado ?humor inglés?.

Lo que puede afirmarse es que los ingleses son una máquina en producir actores y la docena que aquí aparecen, en su gran mayoría desconocidos para nosotros, rivalizan en cuanto a dotes histriónicas y de interpretación. Quizás algunos de ellos salten a la fama en un futuro no muy lejano y es probable que casi todos sean también habitués de la televisión y sobre todo del teatro, al que el film estrenado, por sus diálogos parece rendir tributo.

La excusa argumental es simple y plantea la reunión de numerosos familiares en la casa donde se hará el último oficio religioso en memoria de un padre (y tío) aparentemente ejemplar. Desde la escena inicial en que ocurre un lamentable reemplazo del cadáver, se adivina que se va a asistir a una comedia donde la muerte (ya presente en el titulo del film) va a tener un rol importante. Pero será otro reemplazo, el de un inofensivo envase de Valium por unas píldoras alucinógenas, el que producirá una serie situaciones jocosas como las que protagonizará Simon (Alan Tudyk, también visto en ?El tren de las 3.10 a Yuma).

Matthew Macfadyen y el más conocido Rupert Graves (?Un amor en Florencia?, ?Maurice?, ?La locura del rey Jorge?, ?Señora Dalloway?) componen a los muy disímiles hijos del difunto, cuya madre de unos 60 años (Jane Asher) descubrirá algo de la vida de su marido que ignoraba. La veterana actriz es la misma que hace 40 años nos sorprendió con su belleza en ?Alfie? y algunos años después en ?La muchacha del baño público? de Jerzy Skolimovski (visto en ?Promesas del Este?), además de haber sido pareja de Paul McCartney, quien le dedicó entre otras la canción ?Here, There and Everyhere?. La lista de actores destacables sigue con Ewen Bremner, uno de los roles centrales de ?Trainspotting?, aquí como el ?pesado? Justin, El minúsculo Peter Dinklage en siniestro personaje y Andy Nyman como Howard. Párrafo aparte para el tío Alfie, a quien encarna el veterano octogenario Peter Vaughan (?Los perros de paja?) y cuya figura al final en un tejado es el ajustado cierre que esta graciosa comedia merecía.