La joven vida de Juno

1
87

La película de Reitman pasa de la comedia al melodrama, sin demasiadas pretensiones.
En el último film de Jason Reitman (Gracias por no fumar) Ellen Page interpreta a Juno MacGuff, una adolescente de 16 años que queda embarazada de su mejor amigo y compañero de banda de rock, Paulie Bleeker (Michael Cera), en un encuentro sexual justificado por el aburrimiento.

La película se estructura con el paso de las estaciones del año, que marcarán la maduración del personaje principal. Así, en el otoño Juno se entera de que está embarazada y emprende la búsqueda de padres adoptivos para la criatura. En el invierno se nos muestra la relación con esos futuros padres (Jennifer Garner y Jason Bateman); en la primavera todos sus planes parecen desmoronarse, mientras cae la ficción del joven matrimonio adoptivo, y Juno descubre que está enamorada de su amigo Paulie a días de parir. Por último llega el verano, donde Juno vuelve a ser una adolescente, aunque con un recorrido que le ha hecho descubrir muchas cosas.

Este periplo del personaje ya se nos anticipa en los creditos iniciales, en donde Juno realiza un recorrido por su ciudad desde su casa a la farmacia donde se hará por tercera vez el test de embarazo. No es casual que los creditos estén hechos por animación, puesto que en toda la primera parte de la película, el tono es cómico. Y es que nos encontramos con la visión de una adolescente que parece tomarse las cosas como si le sucedieran a alguien más. Esta forma de contar la historia la refuerzan todos los personajes. La sátira a la reacción paterna frente a la noticia no tiene desperdicio: y es que los padres (Allison Janney y J.K. Simmons) han logrado naturalizar el peligro de las drogas y el alcohol entre los adolescentes, pero nunca perciben como posibilidad que sus hijos sean ?sexualmente activos?.

Sin embargo a lo largo del film este tono cómico va menguando y la mirada sobre las situaciones se va tornando más dramática, sin por eso llegar al melodrama. Allí está puesta en juego la maduración del personaje, contada de manera inteligente, a la vez ligera y profunda.

Escenas como en las que Juno entra a la escuela y debe abrirse paso dificultosamente frente a una masa de estudiantes que se dirigen en la dirección opuesta nos dicen mucho del personaje sin utilizar las palabras. Reitman trabaja esta escena de una manera sutil pero contundente, al repetirla con Juno embarazada, en donde ya no debe abrirse paso, sino que los estudiantes se hacen un lado al ver su enorme barriga.

La joven vida de Juno es una película sin pretensiones, donde los ?cool? terminan demostrando ser fracasados y los que siguen su propio camino terminan aprendiendo de qué se trata la vida. Y aunque dicho así suene pomposo, el éxito del film radica en que precisamente no quiere serlo.

Publicado en Leedor el 13-02-2008