Gerardo Suter

0
12

El Instituto de México de Madrid presenta hasta el 14 de marzo Palabras textuales del fotógrafo argentino afincado en México
El fotógrafo argentino (Buenos Aires, 1957) afincado en México Gerardo Suter ha llegado a Madrid con Palabras textuales, una muestra fotográfica, de vídeo e instalación donde el artista se vuelca, una vez más, en las palabras como hilo conductor de su obra.

?Cada una de las obras presentadas son una deriva personal, y sólo espero que el lector-espectador las comparta de alguna manera?, explica Suter, que presenta la muestra en el Instituto de México de Madrid hasta el 14 de marzo. El artista, que vive en Cuernavaca, es un apasionado de las imágenes de gran formato y uno de los fotógrafos más reconocidos del panorama mexicano desde los años 80.Para este proyecto, Suter cuenta que ha ido enriqueciendo la obra muestra en cada una de sus exhibiciones, ya que siempre se incorpora alguna obra nueva al conjunto existente; la palabra hablada o escrita juega un rol importante en cada uno de los momentos.Para este proyecto, Suter cuenta que ha ido enriqueciendo la obra muestra en cada una de sus exhibiciones, ya que siempre se incorpora alguna obra nueva al conjunto existente; la palabra hablada o escrita juega un rol importante en cada uno de los momentos.

Actualmente, trabaja en el proyecto Docu_mental y su preocupación es abordar a través de la imagen la idea de silencio y de vacío. El artista inició su trabajo creativo en el campo de la fotografía pero paulatinamente ha ido enriqueciendo sus propuestas, mediante vídeo instalaciones u otros medios de expresión como el sonido o la web.

Desde los años ochenta Suter es uno de los fotógrafos más reconocidos del panorama mexicano por su técnica virtuosa puesta al servicio de imágenes y símbolos, tanto de la tradición mexicana como de la tierra o del hombre. Trabaja de preferencia en blanco y negro y suele presentar sus trabajos, eminentemente simbólicos, en forma de vídeo instalaciones creando espacios que son a la vez reales y virtuales. La memoria ha venido siendo tema recurrente que culminó en su obra de 1996 Geografía de la memoria, de una problemática que se basa en el cuerpo humano, el tiempo y el territorio.

Si en La caja negra, una de sus primeras obras, situaba el cuerpo humano en el límite entre la vida y la muerte, entre pertenecer y estar, entre desaparecer y transformarse, la obra con que lo representamos en esta exposición El cuerpo fragmentado, sitúa el cuerpo humano en confrontación con el de cada individuo estableciendo un diálogo entre la fotografía y la percepción de la realidad.

Es una instalación que se presentaba en las paredes y también sobre el suelo imágenes de diversas partes de un cuerpo masculino, el rostro y el cráneo, los pies y las manos creando una tensión entre el cuerpo representado y la percepción que tiene el espectador de su propio cuerpo. Para ello se vale de una serie de fotografías color en velcro más dos vídeo proyecciones sobre el suelo y sobre una de las paredes. En 1988 le fue otorgada la beca Rockefeller para cine vídeo y multimedia. A partir de 1997 forma parte del Sistema Nacional de Creadores, área Artes Visuales.En 1988 le fue otorgada la beca Rockefeller para cine vídeo y multimedia. En 1988 le fue otorgada la beca Rockefeller para cine vídeo y multimedia. A partir de 1997 forma parte del Sistema Nacional de Creadores, área Artes Visuales.

Nota Gentileza de Iberarte.com

Publicado en Leedor el 13-02-2008

Compartir
Artículo anteriorEl juego del elástico
Artículo siguienteFetiche