Aprender a escribir

0
12

Invitar a leer este libro de Alicia Steimberg, es invitar a leer, advertidos de ciertos artificios literarios para apreciar las complejidades y destrezas del arte.Tal vez el humor sea una conquista subjetiva. También es el hallazgo de un lugar más piadoso e inteligente para vivir. Y tal vez se logre a través de una experiencia de lo real, o de años y años de psicoanálisis. O tal vez sea un efecto feliz en los azares de las identificaciones.

Sea como sea, algunos escritores se han servido del humor para crear.

Uno de esos casos es Alicia Steimberg.

La escuché por primera vez en un homenaje a Isidoro Blaisten en el invierno del 2006. Eran amigos, y al escucharla entendí por qué.
Leí ?Músicos y relojeros?, ?Cuando digo Magdalena? a poco de que se publicara, novela con la que ganó el Premio Planeta en 1992. Luego leí ?Amatista?, novela finalista en el certamen de ?La sonrisa vertical? en 1989.

Me gustaría detenerme en ?Aprender a escribir. Fatigas y delicias de una escritora y sus alumnos? que publicó en editorial Aguilar en el 2006.

Invitar a leer este libro de Alicia Steimberg, es invitar a leer advertidos de ciertos artificios literarios para apreciar las complejidades y destrezas del arte.

Es material didáctico para su taller de escritura. Y también es un hermoso libro para cualquier lector, que creo que hace una bella dupla con ?Firmin? de Sam Savage.

Recorto un concepto fundamental, la reescritura, que encontramos en la página 48: ?No hay nada nuevo bajo el sol. Lo dice el Eclesiastés, ese narrador a veces malhumorado que también se llama Cohelet, sirviéndose de la frase que hoy rueda en todos los idiomas: ?Vanidad de vanidades, toda vanidad.? No nos hinchemos de orgullo por algo que se nos ocurrió porque seguro que ya se le ocurrió a otro. Pero al reescribirlo, surgirá algo que es nuevo y nos pertenece. De todas maneras, ¿qué pasó, dónde y cuándo??
Este párrafo tiene la virtud de marcar las coordenadas precisas para ubicarse en una relación de trabajo a la escritura que posibilita la creación, dejando de lado los engaños del narcisismo.

Alicia Steimberg luego cuenta en detalle su reescritura de ?Emma Zunz? texto con el título de ?La ventana de Emma? que formó parte de ?Escrito sobre Borges ? 14 autores le rinden homenaje? de 1999. Fue un cuento que leímos en nuestro taller sobre ?Los cuentos de Jorge Luis Borges? el sábado 18.09.04 y que trajo Liliana Calvo, con quien coordinábamos en ese entonces. Recuerdo que en esa tarde de taller, se logró una magnífica lectura analítica orquestada del cuento de Borges lo que fue un verdadero logro de la dinámica de trabajo.

En ?La ventana de Emma? lo que hizo Alicia Steimberg fue contar Emma Zunz en primera persona, lo que cambia radicalmente el modo de andar la historia. También señala en la página 138 de ?Aprender a escribir? que Borges mismo indicó la reescritura como técnica en el prólogo a ?Historia universal de la infamia? en 1935.

Luego de precisar las dificultades técnicas y el trabajo de verosimilitud al que se dedicó para esta reescritura, Steimberg recomienda:

?Cualesquiera que sean los cambios que separen a la reescritura del original-y hablo siempre de la reescritura como ejercicio de taller literario y no de la que hacemos en forma espontánea por influencia de la masa de nuestras lecturas sobre lo que escribimos-, traten de no cambiar el lenguaje. O, mejor dicho, traten de que algo de la maravilla que es el lenguaje de Borges, pongamos por caso, se les quede pegado.?

Para que el lenguaje e Borges se nos quede pegado, a partir del 19.04.08 nos embarcaremos en una nueva edición del taller de lectura ?Los cuentos de Jorges Luis Borges?. Quienes estén interesados pueden escribir a invitacionesaleer@yahoo.com.ar

Foto gentileza de Alfaguara.com

Publicado en Leedor el 5-02-2008