Victoria Giraudo, entrevista

0
18

Luego de tener la gentileza de acompañarnos durante nuestra visita a la sala que aloja la obra de Oscar Bony la productora de Exposiciones del MALBA accedió a respondernos algunas preguntas sobre la curaduría en general.ENTREVISTA a VICTORIA GIRAUDO
Productora de Exposiciones del MALBA

- Publicidad -

EL CASO OSCAR BONY: trastienda de una práctica curatorial

Por Eugenia Garay Basualdo y Alejandro Zuy

Formada en Bellas Artes en su Córdoba natal , Victoria Giraudo trabaja en el MALBA desde sus inicios. Empezó como asistente del director del museo, luego fue secretaria de Eduardo Constantini, y desde al año pasado trabaja en la producción de exposiciones. Luego de tener la gentileza de acompañarnos durante nuestra visita a la sala que aloja la obra de Oscar Bony accedió a respondernos algunas preguntas.

¿Desde un principio pensaron que esta exposición debía ser una retrospectiva o también evaluaron otras posibilidades expositivas?
Esta exposición se pensó siempre como una retrospectiva, Marcelo Pacheco, curador en jefe del museo, tenía relación con Bony desde hacía mucho tiempo, conocía bien su obra y también sabía que Carola Bony, la hija del artista, tenía todo este material guardado. Por otra parte, un artista con una gran trayectoria como Bony, que es siempre citado en las exposiciones de arte conceptual en todo el mundo, merecía ya una gran retrospectiva.
La intención fue mostrar a un artista que era conocido en el ambiente del arte, pero no tanto fuera de él. Se eligió mostrar quién era Bony para los que no lo conocían y para aquellos que si, darles la posibilidad de ver otras cosas no tan conocidas. Se trata en definitiva de un homenaje.

¿Cuánto tiempo insumió todo el proceso y cuáles fueron las etapas de esta producción?
Desde que se aprueba el proyecto más o menos un año. El proceso se dio por distintos lados, por una parte está el aspecto editorial, el catálogo, donde hay un gran trabajo de investigación acerca de su vida, acerca de las muestras que había hecho, y también averiguar qué obras había en depósito. Pacheco trabajo mucho en lo que había sido el taller de Bony. Hubo que restaurar muchos marcos, se rehicieron obras como por ejemplo Sinusoide. En la parte fílmica también colaboró Fernando Martín Peña quien coordina acá el área cine quien se encargó de revisar el estado del material, digitalizarlo, todo eso llevó bastante tiempo.

¿Cómo fueron integrándose los distintos actores que intervinieron?
Partiendo de la figura del curador en jefe, de ahí en más se van derivando los temas. Hay una coordinadora de exposiciones que se encarga del traslado de las obras y los seguros. La lista de obras fue definida por Pacheco y Carola Bony Se investigó qué obra podía estar en el exterior, sobre todo, en este caso, los cielos o las flores, luego se confirma quien presta y quien no, otros se enteran y la ofrecen. No hubo casos, como en otros anteriores, de coleccionistas que por algún motivo se negaran a prestar. A veces hay trabas burocráticas de algunas instituciones. También vino obra de EE.UU, pero por suerte la mayor parte estaba en Buenos Aires. Lo de Italia estaba casi todo destruido dado que Bony de esa producción no conservó nada. Eran obras de grandes dimensiones que costaban traelas y se prefirió hacer entonces un trabajo de documentación

¿Y en cuanto a los sponsors y al presupuesto?
El presupuesto depende mucho del valor de las obras y de los seguros del traslado. En este sentido esta muestra no fue cara porque la mayoría de las obras estaban acá y la obra de Bony oscila entre los U$S 10.000 y los U$S 50.000. Es mas accesible.
En relación a los sponsors, cada uno tiene una situación distinta, hay algunos que ya son estables. En algunos se realiza canje para lo que es museografía. Los sponsors cubren un porcentaje muy chico en relación al funcionamiento del museo. En el mundo se dice que los museos, con lo que recaudan en concepto de entrada, sponsors, la tienda, el bar, etc. reúnen el 30% del presupuesto. Por ejemplo, el Metropolitan de New York o el Louvre llegan a este porcentaje para mover toda esa maquinaria.

¿Existe una relación entre la producción de exposiciones y el discurso historiográfico?
Uno puede aprender lo que es la historia del arte argentino por la vía de uno de sus artistas. Una forma de ver lo que es la historia del arte es hacer un paneo general, como por ejemplo fue la muestra del año pasado 60´/80´ Arte Argentino, que fue una muestra colectiva y otra forma es ver en particular la obra de un artista que, como en el caso de Bony, fue importante en la década del 60´, fue muy activo después en los 90´, también estuvo muy vinculado el hiperrealismo en los 70´, o a la producción de artistas como Ricardo Garabito, Pablo Suarez o Margarita Paksa.

Se han querido valorar otros aspectos de Bony que no eran tan conocidos…
Bony también tuvo que ver con el surgimiento del rock en Argentina. Este es un aspecto de él prácticamente desconocido, todo suma y se ve la historia del arte a partir de todo esto.

¿Qué efectos puede en la actualidad producir el contexto que brinda el MALBA a una exposición?
En el MALBA normalmente se trata de ir haciendo un equilibrio y alternar una muestra colectiva con la de un artista en particular o también con artistas internacionales. Se busca la variación. La idea general que se tiene en cuenta para las exposiciones en el MALBA es tratar de lo que se haga se haga de la forma más completa posible. En el caso de Bony, por ejemplo, no tenía catálogos previos. En su trayectoria tuvo muchos folletos o catálogos de pequeña dimensión pero no tuvo nada más serio que incluyera algún ensayo. La tendencia en los últimos años es que se escriben cada vez menos libros de historia y que la historiografía del arte se escribe a través de las exposiciones. De ahí la importancia de la figura del curador, quien narra la historia a través de algo distinto, algo concreto. De eso se trata un poco lo que es la muestra y la forma en que internacionalmente se montan, dado que se apoyan en un catálogo exhaustivo. Marcelo Pacheco es en este sentido muy obsesivo, muy perfeccionista en lo que hace, muy autocrítico.

¿Cómo definís la práctica curatorial desde tu experiencia en el museo?
Si bien mi trabajo es en la produccion, que equivale a la cocina de una exposición, la práctica curatorial es narrar una historia en particular a través de las obras de arte. Es una vision particular. Hay mil maneras de hacer una muestra de Bony o de cualquier artista. En este caso se podría haber elegido saltear la obra producida en Italia o la del rock y haber elegido dedicarse a una década en particular o a los retratos. Es entonces cuando el curador focaliza en algo o pone la linea de tiempo en algo concreto.

¿Cómo perciben que está respondiendo el público?, ¿Qué balance hacen hasta el momento de esta exposición?
El tema del público es un tema complicado y es muy dificil realizar un balance, ¿cómo hacer una medición? Si lo medís en números, te digo que ha venido mucha gente, pero ¿han comprendido la muestra? Quizás todavía hace falta un poco de distancia histórica para realizar un balance y tal vez no seamos nosotros quienes lo hagamos, dado que estamos muy metidos adentro. Nosotros no tenemos un criterio de rating como la televisión.

¿Cuál es la programación del museo para el 2008?
Las exposiciones que vienen son las de Tarsila do Amaral, que inaugura el 27 de marzo compuesta por 80 obras, algunas de ellas muy importantes como La negra. En junio se inaugura una exposición que se llama La era de la discrepancia, arte y cultura visual de México con obras de 1968 hasta 1997. Este proyecto surgió a partir de una investigación que se realizó en la UNAM con curaduría de Olivier Debroise, Pilar García de Germenos, Cuauhtémoc Medina y Alvaro Vázquez Mantecón. Las obras que vienen son poco conocidas acá donde conocemos mejor a los muralistas como Diego Rivera o los artistas actuales como Francys Alys o Gabriel Orozco. Va a ser una exposición muy interesante porque se podrán ver paralelísmos con lo que pasaba acá en esa época, con el di Tella o el arte conceptual, por ejemplo. También está previsto realizar una de Félix Gonzalez Torres con producción propia y curaduría de Sonia Becce. El cierre será en noviembre con una muestra llamada Amigos del arte, de la Asociación de Amigos del Arte con curaduría de Patricia Artundo y Marcelo P acheco.

Nota relacionada: Oscar Bony, el mago

Publicado en Leedor el 26-01-2008

Compartir
Artículo anteriorStreaming Museum
Artículo siguienteJuego de poder II