Albert Pla

0
7

Y termina el año, entonces hacete un regalito para los oídos: Albert Pla

Seda y mineral en este catalán que no se saca la camiseta del barça ni siquiera para cumplir con las obsesiones que canta. Secretos de a dos que incluye espejismos que no son el reflejo de la caverna sino de los que se aman o se desarman al final del camino.

Tatuada la camiseta y tatuados, como cicatrices que son, los testimonios de la metralla: tanto cigarrillo encendido, hectolitros de sed y la sensación del amor hecho pelota. Ese chistido de la lechuza que anuncia lo absurdo y el recuerdo del roce de tu piel o el olor de tu pelo que se ha vuelto orilla distante de indiferencia o que parece pegado a la almohada.

Ahora canta este tipo: Yo quiero que tú sufras lo que yo sufro / y aprenderé a rezar para lograrlo / yo quiero que te sientas tan inútil / como un vaso sin whisky entre las manos / y que sientas en tu pecho / el corazón / como si fuera de otro / y te doliera.
Yo te deseo la muerte / donde tú estés / y aprenderé a rezar para lograrlo.

Pertenece a la banda de sonido de Carne Trémula y por eso es una música bien dolorosa, casi de despecho pero que te atornilla a la vida.

Desinhibido, candente, pluvioso, coto de caza, sururucada, atrapasueños y brillante posibilidad de fracaso. El tipo canta, ata y desata. Le pone movimiento a las cosas y todo danza. Todos danzan. He ahí el más puro amor o desamor.

La foto pertenece a la pagina web de Albert Pla

Publicado en Leedor el 27-12-2007