Un e-mail a Adriana Beltrán

0
10

Usted no me conoce ni yo tampoco. Su disco me gusta cuando logro superar ese aire de esposa abnegada y medio hippie que le pone a sus temas.
Usted no me conoce ni yo tampoco. Su disco me gusta cuando logro superar ese aire de esposa abnegada y medio hippie que le pone a sus temas.

Hay una cierta candidez que remolonea en sus canciones, pero una música es como una idea: te vuelve revolucionario o te hace reaccionario. Lo peor es la inacción, ni chicha ni limonada. Y ahora que estamos en una época donde todo es descafeínado me parece que un trago fuerte mal no viene.

Somos humanos y estamos hechos de palabras.

Lo importante es que esa construcción no pegue en el palo, tiene que ser gol! Entonces es felicidad sino cae en la pura ficción, como el sí pero no que manejamos en la cotidianeidad afectiva, como esa pulseada que iniciamos simultáneamente con cualquier romance donde alguien tiene que perder, como ese miedo a amar que nos paraliza y nos pone en otra dimensión.

Adriana el mestizaje es mezcla, la vida es amalgama y el artista debe dar cuenta de eso borrando límites, poniendo o quitando opacidades, siempre mirando desde otro lugar.

El artista es un desobediente porque se anima a todo. De ahí la importancia del graffiti, del poema, de la pintada o de una canción.

La escuché, quiero más, déme más. Queme las naves!
Un saludo cordial y afectuoso.

Publicado en Leedor el 27-12-2007