Epoca de Balances

0
9

La Ciudad Cultural Konex nos abre sus puertas para charlar sobre su gestión en el 2007, un año que afirma su presencia como foco cultural urbano.Daniel Abadi, Coordinador de Contenidos y Andy Ovsejevich, Director Ejecutivo de la CCK, nos cuentan en una charla relajada la gestión que junto a su equipo vienen llevando.

Estos jóvenes (Daniel, 26 años, es psicólogo y Andy, 28, economista) coordinan un equipo de cerca de 15 personas con edades similares. Es una apuesta que hace la Fundación Konex al confiar en este perfil de management.

Ellos nos comentan primeramente cómo llegaron a ser lo que son. La Fundación tuvo su Centro Cultural que dejó de funcionar cuando abrió Ciudad Cultural Konex, con otro perfil, el de ser un espacio de producción artística. Su posicionamiento es estar entre lo underground o lo off y el circuito comercial, como punto intermedio. No les interesa quedar en lo absolutamente experimental.

El lugar, único en Buenos Aires, pide un tipo especial de espectáculos. No tiene que ver con la edad ni el target al que apuntan, tiene que ver con una mentalidad abierta que sostiene intereses por cosas nuevas.

Se trata de un ex espacio industrial devenido espacio cultural, y así lo refleja su programación joven y alternativa. Este perfil de actividades, comenta Ovsejevich, que encaran en la Ciudad Cultural a escala más chica, a gran escala suelen ser espectáculos masivos con fin comercial, donde quizás la calidad tiende a descuidarse por exigencias del megashow.

Sus áreas internas son: Programación y/o Contenidos, Producción, Comunicación y Prensa, Marketing, Administración, Comercial, Operativa y Mantenimiento. Esto manejado de manera flexible, dialogada y en equipo. Actualmente no lograron la autofinanciación y dependen de los subsidios de la Fundación Konex, pero ya están mejor parados que el año pasado y se están acercando a su punto de equilibrio.

Es dificil encontrar un parangón con un espacio cuya base es la multidisciplinariedad de las actividades y la búsqueda de armonía entre la música, la danza, el cine, el teatro, los encuentro de creativos? La idea es que un mismo público pueda ir a disfrutar distintos momentos de ocio y que no sea un solo tipo de espacio.

Este año que cierra fue muy importante. Muchos logros los hacen sentir orgullosos. Desde noviembre de 2005, fecha en que empezaron a funcionar de manera continua en la ex fábrica de aceite Nidera, han ido creciendo paso a paso. El primer año arrancaron con Sanos y Salvos y Electro-shock, espaciando los espectaculos en el tiempo.

Con la habilitación pudieron programar a pleno, más horas y más salas. Además la habilitación reduce costos. Sin ella, realizar una puesta implica un despliegue de seguridad, ambulancias, policia bomberos, etc. Cuando se tiene la habilitación esos permisos ya no se piden.

Afirman tener una política cultural implícita, y en ella los valores son la iunnovación, lo no convencional, las nuevas propuestas, lo contemporáneo. Su estructura es bastante informal, lo cual les permite moverse decidiendo en equipo. Las características físicas del lugar ya obran como criterio para las propuestas que les acercan.

Si bien el funcionamiento de la CCK es bastante particular, porque no son ni un museo ni un teatro, conocen otros espacios parecidos en el mundo que les gustan citar, como puede ser el Centro George Pompidour y el Palais de Tokyo parisinos, el Barbican de Londres, el Matadero y la Casa Encendida de Madrid y el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

Este 2007 los espectadores superaron las 200 mil personas, entre 15 y 20 mil personas por mes. Una de las actividades clave son los conciertos de la Bomba de Tiempo que se realizan los días lunes.

Para el año próximo la propuesta es fuerte. A finales de marzo estrenarán la exitosa comedia musical de Broadway, Rent, un musical rockero, basado en la ópera la Boheme de Puccini, ideal para el espacio de la Ciudad Cultural.

Ahora buscarán afirmar lo logrado en estos dos años, para poder pensar en nuevas aperturas. El horizonte es infinito, dada la dimensión del espacio y las visión de sus productores. No descartan un sello discográfico ni incursiones editoriales. También proyectan producir intercambios internacionales, exportando muestras y trayendo espectáculos de primer nivel.

Publicado en leedor el 111/12/07