La proctomaquia

0
7

Los dioses, para justificar que sus culos son los más perfectos, son capaces de provocar una guerra. Y si no, ¿para qué son dioses? Este sabado se presenta el e-libro La proctomaquia o El cantar de los culos una parodia homérica de Wenceslao Maldonado.
Por Alejandro Margulis

Lo primero que voy a decir de ?El Cantar de los Culos? o ?La proctomaquía? de Wenceslao Maldonado es que es una obra muy cómica. Si el lector tiene presente la epopeya que canta Homero en La Iliada y las características caprichosas de los personajes mitológicos de la Grecia antigua es claro que la va a disfrutar mucho más. Porque en este invento afortunadamente herético, burlón a la manera de los satíricos griegos, la gracia inicial se centra en las reiterativas chanzas, cargadas, pullas, bromas, cachadas, joditas, tomaduras de pelo -como prefieran- que el autor va haciendo partiendo de la base del libro pilar de la poética occidental. La columna central de este delicioso engendro es la idea de que la rivalidad entre Dionisio, Apolo y Ares por ver cuál de los tres tiene el mejor culo genera enloquecimiento y destrucción. El culo de los dioses y no las cachuchas de las diosas como detonante fatídico. No es cualquier diferencia.

Sin duda ustedes se acuerdan de la célebre leyenda que da inicio, según la mitología griega, a la Guerra de Troya: el bello pero mortal pastorcito Paris obligado a decidir cuál de tres diosas es más bella, si Atenea, Hera o Afrodita; cada una de las tres sobornándolo con un obsequio para obtener el favor de su voto: Hera, la corona del mundo; Atenea, toda la sabiduría habida y por haber; Afrodita, a la incomparable Helena, más hermosa que cualquier otra de las mujeres mortales. Paris dándole el triunfo a la Afrodita y por lo tanto el mismo Paris, luego, seduciéndose a la Helena cuando su esposo Menelao sale de viaje y llevándosela con mucho beso y arrumaco a la casa de papá, en Troya. La consiguiente rabia del esposo carnudo. El hermano de éste, Agamenón, no teniendo mejor idea que armar un ejército para ir a rescatar a la cuñadita putona (el honor de los suyos puesto en juego), y luego, bueno, el acabóse que durará diez años y le servirá a Homero para construir su complicadísimo, inolvidable poema.
A esta leyenda griega Homero no le da demasiada bola pero la vanidad de esas tres diosas se trastoca en este libro de Wenceslao Maldonado, como dije, por la de los dioses varones. En el caso de las mujeres del Olimpo, la causa primera de la competencia surge de una manzana que había puesto en un banquete la guachita Eris (diosa de la discordia, justamente) junto a un cartelito que decía: ?Para la mejor y más bella entre las diosas”. Luego ellas buscando a un lindo mortal para que lo determine, Paris eligiendo, etcétera. En el caso de los hombres de Maldonado, el motivo está en las ganas que tiene una de las diosas más casquivanas de tirarse a uno de los dioses con mejor culo?

AYESHALIBROS
en Casa Brandon

?La PROCTOMAQUIA o El Cantar de los Culos?
parodia homérica en doce cantos
de WENCESLAO MALDONADO

Presentación: Alejandro Margulis
Lecturas: Marcelo Gamarra y Wenceslao Maldonado
Diálogo con el público: coordinación general de Fernando Iturrieta
Brindis celebratorio de la Victoria

Sábado 15 de diciembre de 2007, a las 20
CASA BRANDON
Luis María Drago 236, Buenos Aires
4858 – 0610

Publicado en Leedor el 13-12-2007