Un beso más

0
6

Sin apartarse demasiado de la obra de Muccino esta remake de El último beso se supo adaptar a la idiosincrasia y mentalidad de los Estados Unidos.

La falta de ideas de la industria cinematográfica norteamericana tiene diversas manifestaciones una de las cuales es la presencia, cada vez más frecuente, de remakes. El caso de ?Un beso más? presenta la singularidad de tratarse de una producción cuya primera versión fue italiana, la muy festejada ?El último beso? del director Gabrielle Muccino. Curiosamente este realizador, quien ya hizo sus debut en los Estados Unidos con la aceptable ?En busca de la felicidad?, no fue el seleccionado para hacer su propia nueva versión, tarea que recayó en cambio en Tony Goldwyn (?Alguien como tú?).

La historia por supuesto es la misma aunque trasladada al país del Norte. Los protagonistas principales son jóvenes de alrededor de 30 años con diferentes conflictos de pareja. Michael, bien interpretado por Zach Braff (actor y director de la lograda ?Tiempo de volver?) está de novio con Jenna (Jacinta Barreto), quien en una cena lo sorprenderá a él y a sus propios padres al anunciarles que está embarazada. Poco tiempo después, durante el casamiento de un colega, Michael se cruzará con una chica más joven y sumamente atractiva (Rachel Bilson) y terminará cayendo en sus redes. Sus amigos conforman una galería de personajes arquetípicos como el que compone Casey Affleck (record de tres estrenos seguidos en igual número de semanas) a quien la paternidad no le sienta bien o Kenny (Eric Christian Olsen), quien está en un proceso de cambio casi diario de conquista femenina. El cuarteto lo completa Izzy (Michael Weston) quien, al ser abandonado por su pareja, sólo piensa en irse lejos en una casa rodante. Si en la versión italiana el personaje optaba por viajar hacia el sur (África), en la que ahora se comenta el destino elegido también es meridional pero por razones geográficas el país elegido es?Argentina!

El personaje que hacía Stefania Sandrelli es ahora asumido por Blythe Danner (la madre de Jenna) que, al igual que en la película italiana, decidía abandonar transitoriamente al marido, aquí bien caracterizado por el sobrio Tom Wilkinson.
El guión fue elaborado por Paul Haggis, recordado ganador del Oscar en su debut como realizador en ?Vidas cruzadas? (?Crash?). Sin apartarse demasiado de la obra de Muccino supo adaptarla a la idiosincrasia y mentalidad de los Estados Unidos. Aquí todo es más apacible y en el fondo la resolución resulta algo edulcorada reflejando esa tendencia a un mayor conformismo y/o final feliz, que tanto caracteriza al cine norteamericano. Lo que sin embargo salva a ?Un beso más? es un buen ritmo, que en ningún momento decae, y muy buenas actuaciones que hacen que uno pueda disfrutar de un espectáculo entretenido pese a cierta previsibilidad de la propuesta. Para esta época del año y en la medida que uno no tenga demasiadas pretensiones, ésta puede ser una opción razonable. Para quienes, en cambio, busquen calidad nuestra recomendación se inclina hacia títulos como la rumana ?4 meses, tres semanas, dos días? o la danesa ?Después del casamiento? que plantean conflictos más profundos y que seguramente marcarán profundamente al espectador que decida verlas.

Publicado en Leedor el 7-12-2007