Be with me

0
7

Un joyita del cine de Singapur.Hay un abrazo final en Be with me que resume en pocos segundos lo que es esta película: la cámara está muy cerca de los personajes, los fragmenta particularmente, los toma levemente desde abajo, siempre muy cerca. Theresa, una mujer ciega y sorda, abraza dulcemente a ese hombre, tambien mayor, que comenzó a llorar y que solamente conocía a través de las comidas que le enviaba su hijo. Una historia de amor, sugestiva y entrañable, que quizás empiece o continúe, vaya a saber. Esa punta sin cerrar, sugerida y ambivalente, fue prevista a través de varias otras historias, antes de esa escena final.

- Publicidad -

Con un formato que apela a la coralidad, Eric Khoo, cineasta ya consagrado en su país y representante en el exterior del cine de Singapur, toma algunos ejes temáticos y los despliega en interacciones sutiles e inteligentes: la incomunicación, la comida, el amor no correspondido, el amor. Y los excesos: porque la comunicación excesiva en el fondo es falta de comunicación, porque la comida en exceso es destructiva, porque la visión en exceso es enfermiza.

Dos adolescentes mujeres que viven una historia de amor, un guardia de seguridad, voyeur, con una angustiante relacion con la comida y de violencia contenida.

Khoo elige la descripción antes que la explicación, la sutileza formal antes que la profundidad. Su película transcurre desde mínimos primeros planos a extrañizados planos generales. Un diálogo prácticamente nulo y una particular voz en off (que no se escucha sino que se lee), y unos personajes que se comunican por mensajes de texto o por chat, mientras que las ventanas mediatizan el voyeurismo, el control, el seguimiento. El hombre gordo espía a su objeto de deseo, la chica abandonada espía a su amiga con un chico. La comunicación se da por el anonimato, como en el mensaje del telefono o de la pc.

En el medio, la vieja ciega documenta su propia vida, en la que la ceguera y la sordera transforman el mundo dulcificándolo, idealizándolo. Esa vieja, motivación principal de la película, es la que al final en ese abrazo producirá el milagro: ya no importa qué es ficción y qué es documental como en la vida.

Publicado en Leedor el 6-12-2007