Entre mujeres

0
8

Una producción que no pretende más que lo que presenta: frescura y entretenimiento.
Las Chicas de Enfrente

?Prefiero la compañía de las mujeres. Los hombres me aburren, siempre están hablando de ellos mismos?.
Adolfo Bioy Casares.

Con el gran peso de ser ?el hijo de? Jonathan Kasdan -su padre Lawrence ha dirigido entre otras ?Cuerpos ardientes?, ?Reencuentro? y hasta fue guionista de ?El regreso del Jedi?- debuta en la dirección con un film cálido que pese a tener muchos de los cliches que Hollywood acostumbra, consigue una cierta frescura que le faltaba a la cartelera porteña.

Adam Brody, de la serie de TV de ?O.C.? personifica a Carter Webb, un muy joven guionista de películas pornográficas que al ser abandonado por su novia, decide partir de Los Ángeles a Michigan para cuidar a su abuela, en decadencia y obsesionada con la muerte. Ya recibido por ella (Olimpia Dukakis, en un rol muy conmovedor) debe hacerse cargo de su bienestar, sumado a la idea de poder, con el cambio de aire, concretar un escrito que lo persigue desde la secundaria.

Cruzando la calle.

A poco de llegar Carter conoce a Lucy la vecina de enfrente, pero es con Sarah, su Madre, con quien primero traba relación. Meg Ryan, quien vuelve a la pantalla después de unos años de silencio, encarna a una mujer de cuatro décadas que no está pasando por su mejor momento. Carter parece ser la persona que ella estaba esperando para comunicarse, para compartir caminatas paseando al perro contándole sus secretos?..
Sarah le habla de sus hijas y matrimonio, él de Sofía, la novia que lo dejó por nada menos que Colin Farrell (el actor de ?Alexander? y ?Miami Vice?). De esta manera, con buenos diálogos y con esa frescura que tiene todo el film, se va construyendo una relación que los trasciende.

Cuando promocionado por Sarah, Carter va al cine con Lucy y su precoz hermanita Paige -Makenzie Vega, una actriz con mucho futuro- todo se empieza a complicar. ?Entre Mujeres? cae entonces en los cliches mencionados (caminatas con música triste como postales de videoclips, por sólo mencionar uno) que sólo salva al final, provocando un cierre muy digno para una producción que no pretende más que lo que presenta: frescura y entretenimiento.

Publicado en Leedor el 29-09-2007