Requiem

0
7

…o cómo mostrar una visión distinta acerca de la posesión demoníaca.

El cine, fiel aliado del alado Mercurio (aquel personaje delicioso de la mitología griega, mensajero de los dioses), ha traído desde las tierras germánicas una mirada renovadora, ya alejada de las tantas otras que nos han traído desde Hollywood. Centenares de filmes de posesiones demoníacas han poblado la cartelera a lo largo de los años. Algunas muy ajustadas y valiosas piezas de terror ya consideradas clásicas.

Esta vez, Hans-Christian Schmid, nos presenta una nueva versión del oxidado concepto.
Aquellos que tienen nociones de psicología podrán disfrutarla más que otros ?El demonio/Belcebú/El Mal? tiene, esta vez, cara de mujer, cara de familia, cara de crianza.
Las fuerzas que movilizan e inquietan a esta jovencita de aspecto vulnerable no son, afortunadamente (dudo de este término) los oscuros e inmanejables mensajeros del Diablo ni el mismo en persona, sino el odio, el rencor que alberga gracias a una crianza lo bastante castradora de una madre ultra-religiosa. El horror en el mismo living de casa. La madre alemana, firme, pétrea, funda las bases de una patología que muchos han utilizado para aterrorizar al inconsciente colectivo con aquellos elementos que no podemos dominar, que no vamos nunca a entender.
Tenemos ahora, una visión desde el otro lado del mundo de lo mismo, pero distinto. Mucho más terrorífico. El tono, el género en el que podríamos englobar esta película en vez de ser el utilizado tantas veces (terror) es dramático.
Como último comentario, pero no menos importante, rescato la inclusión del personaje que interpreta al novio de la protagonista. Se vuelve una especie de continuación en la pantalla de lo que vendríamos a ser nosotros, espectadores de este drama tan íntimo que no necesariamente compartimos por no haberlo mamado desde niños, pero del que nos vemos obligados a no hacer ?oídos sordos? ya que podría habernos tocado en carne propia. Siempre y cuando, ?Dios? haya decidido que debería ser nuestra carga, nuestra misión.

Publicado en Leedor el 17-09-2007

Compartir
Artículo anteriorArte Joven
Artículo siguienteCasa