Sucio

0
8

En Ciudad Konex se presenta Sucio, producto del colectivo Arengo-Casella-Frenkel- Minujín- Pensotti; con la estética del Descueve abordan desde un nuevo punto de vista el universo masculino.?Lo que vemos, lo que nos mira? es el título del ensayo donde Georges Didi-Huberman plantea la dialéctica de las miradas frente a una obra de arte. Nosotros la miramos y la obra nos devuelve su mirada sobre nosotros; una que tal vez se contradiga con lo que creemos ver: entonces se abre el abismo entre la mirada que es devuelta y la proyectada por el espectador.

Si una pieza teatral también es una obra de arte- que lo es- la puesta en abismo de las miradas del espectador y de la obra se vuelven más crudas y, frente a la ficción, paradójicamente más reales.

Una sala repleta proyecta sus miradas sobre Sucio, en el anacrónico espacio de Ciudad Cultural Konex, y ellos, los actores, los personajes, la obra en sí misma, le devuelven la mirada, los miran a su vez, desde un lugar otro.

Sucio es producto de un proyecto colectivo; Casella, Arengo, Mijunin, Frenkel y Pensotti, elaboran un puesta donde la danza, el teatro, la música y las metáforas sirven para narrar las historias de los protagonistas. De esta manera, proponen un particular punto de vista sobre el universo masculino.

Tres hombres, a la espera de que sus ropas estén listas, se reúnen en un lavadero. Aquí la mujer se halla físicamente ausente de la representación, aludida en el lugar, aquel de la tarea que se le atribuyó a lo largo de los siglos, el de lavar la ropa.

La situación es de entrada poco común. ¿Qué sucede con tres hombres solos en un lavadero? Mientras algunos se desnudan físicamente, otros eligen desnudarse, exponerse desde lo emocional; desde su nueva vulnerabilidad, nos relatan sus fracasos vergüenzas y dolores.

Sucio plantea otra visión del hombre, una diferente a la tan conocida del semental todopoderoso, la realidad que se halla debajo de esa corriente fachada se expone crudamente mientras sus ropas, sus velos, sus máscaras completan el proceso de lavado.

Con la estética propia del Descueve, y a través de escenas entre sensuales y graciosas, Arengo, Minujin y Casella encarnan en sí los diferentes aspectos de la interioridad masculina. Arengo representa a aquel gordito ex-presidiario, que, violado en la niñez, no sabe desde dónde pararse, cómo superar su traumática experiencia, y que al mismo tiempo, deviene el más lúcido de los tres, el más consciente de la realidad de estos hombres en un mundo signado por la soledad.

Minujín se debate entre los mandatos paternos y aquellos propios de los deberes masculinos, la familia, el trabajo, el dinero. Y frente a estos, la frustración que supone la incomunicación con el otro, la necesidad de dirigirse a un contestador automático en la ausencia del interlocutor.

Casella, por su parte, ejemplifica magistralmente, a través de un impecable manejo corporal, al hombre acosado por sus pulsiones sensuales, por la necesidad de realización del deseo. Sus sueños se hallan signados por la paradoja vida/muerte que supone el acto sexual, explicitando el terrible plus de la soledad que ello implica. Quizás sea en este momento, cuando el espectador presencia un acto sexual en tiempo y espacios reales entre Casella y un enorme perro de peluche, donde la ficción, las risas e ironías se desvanecen. A través de un Casella completamente vestido, con sus zapatos aún puestos, y un muñeco inanimado, la soledad se vuelve insoportable entre los movimientos, las palabras susurradas y los corcoveos. La ficción aquí nos habla de algo más, la mirada que la obra nos devuelve es otra que ya no nos permite la tranquilidad de la risa.

?Hay hombres como chicos ciego mirando un espectáculo de fuegos artificiales? dice Arengo al susodicho animal de peluche en su epílogo. Epílogo que pretende ser tranquilizador, pero que, al tratase de un interlocutor inerte, deja abierta la puerta a cuestiones tan reales, contemporáneas y angustiantes como las que atravesamos día a día; como lavar la ropa que se volverá a ensuciar.

Publicado en Leedor el 29-08-2007