Martín Buscaglia

0
9

En una entrevista exclusiva para Leedor, el ecléctico cantautor y multiinstrumentista uruguayo nos habla de su trabajo, cuenta algo de su historia y de los proyectos en mano. Talento, buena onda y música de la mejor.

?Que pena me da la mujer de los altavoces
que informa que por reforma
va a estar cerrada la línea 3
con lo que a mí me gusta cada vez
sentir el viento que sopla
en la boca del metro de lavapiés?

Definir la música de Martín Buscaglia es, por suerte, algo difícil. Siendo un artista con una gran versatilidad vocal, instrumental y compositiva, encasillarlo no le haría justicia.
En sus creaciones hay mucho de funk, pero no falta lo electrónico, la experimentación y los ritmos más diversos fundidos en un mix muy original.
Martín ya tiene editados cuatro discos como solista y otros cuatro junto a ?Cantacuentos?, propuesta musical inteligente y de calidad dirigida a los más chicos, donde además de cantar es director musical.
Su talento lo llevó a ser anfitrión de las visitas a su país de Caetano Veloso, Charly Garcia y Spinetta, entre otros y en España acompañó a Jorge Drexler en sus presentaciones.

Su ultimo trabajo ?El evangelio según mi jardinero? fue producido junto a Nicolás Ibarburu, eximio guitarrista y miembro de la banda de Jaime Roos desde hace más de 10 años. Entre los dos realizaron la mayor parte de la instrumentalización del disco, que cuenta además con la participación especial de Arnaldo Antunes, Juana Molina y la gente de Radio Tarifa.

En una entrevista exclusiva para Leedor, Martín nos habla de su trabajo, nos cuenta algo de su historia y de los proyectos en mano.

El mundo de Martín, junto con tantos otros temas de ?Canciones para no dormir la siesta?, marcaron la infancia de toda una generación. Nos gustaría preguntarte en que te influyó ?Canciones?.
(Canciones para no dormir la siesta fue un colectivo de artistas con una propuesta musical y teatral para niños, que cautivó también al público adulto. Fue además un claro referente de la resistencia cultural contra la dictadura en el Uruguay. Se inició en 1975 y se disolvió en 1990. Horacio Busclaglia y Nancy Guguich, sus padres, eran parte del grupo)

Me influyó sobre todo en la cotidianeidad de la creación artística en mi entorno familiar. O sea, siempre había músicos o actores en la vuelta ensayando, preparando una gira o tramando un espectáculo o movida. No solo los de “Canciones…” sino músicos que considero que son de quienes más he aprendido: Urbano, Mateo, Pippo. Sobre todo siento su influencia en lo de vivir el arte absolutamente como una faceta más, una de las más extática, de la vida cotidiana.

¿Cuánto y en qué cosas influye la literatura en tu música? ¿ Y las otras artes?
El libro es de los objetos más poderosos que ha inventado la raza humana como contenedor de poderío y epifanía. La misma intensidad que (cierta) música.
El resto de las artes las sigo y disfruto, me gusta mucho lo enigmático de la danza. El cine lo veo pero con comparativamente pocos momentos de conmoción. Entre mis autores más amados y releídos: Todo libro de Mario Levrero y John Cheever y la obra poética de San Juan de la Cruz , E.E. Cummings, Henrik Nordbrandt y Marosa di Giorgio.
Y tanto más! : “Un soplo de vida” de Clarice Lispector y “Franny & Zooey” de J.D.Salinger,y etcétera…

¿Cómo manejas la improvisación en vivo y como es tu metodología de laburo en estudio?
La improvisación, el azar, el error, la asociación libre, son disparadores, como compuertas que te llevan a lugares ignotos o no visibles para vos mismo en un primer momento. Igual me aburren sobremanera las jams instrumentales de 15 minutos.
Siempre forma parte del proceso de composición, pero a la hora de plasmar eso en un disco, estoy detrás de cada cosa que quedó, NADA es porque sí.
Hay cosas en el disco que quedaron de los demos previos, porque tenían un algo inasible e irreproducible, y en directo a veces hay ciertas zonas en donde sé a donde quiero llegar, pero me tragué los mapas con los senderos.

Hay también algún tipo de improvisación en tus letras…
El momento en que eso se da, evidentemente, es en la payada, género del cual soy admirador y cultor, y casi siempre en los conciertos ejerzo. Y me interesan mucho las búsquedas de Dadá, el Surrealismo y el Taller Oulipo.
Volviendo a la otra pregunta, en el estudio fue fundamental y parte del plan el tener libertad horaria, para poder perdernos sin preocuparnos porque fuese hora de volver.

¿Poner letra a una música o poner música a una letra?
Sí.

¿Cómo, dónde y con quién aprendiste a usar las maquinas y que lugar ocupa la tecnología en tu música?
Más que nada jugando. Esa es la manera en la que me interesa acercarme a lo tecnológico, no desde la erudición o el sonido o los bpm de moda. Como un Sasquatch con banda ancha.
Lo salvaje del microchip.

¿Cuál fue él ultimo disco que te rompió la cabeza y porque?
We walked in song“, de The Innocence Mission.
Una pareja cristiana de Pensylvania cantándole a la luz de la amistad. Porque es de una hermosura absoluta. Diáfano. Como diría Oscar Wilde, tiene la simpleza de la verdad y la complejidad de la belleza.

¿Que planes tenés para tu próximo disco y en cuanto tiempo llegara a las calles?
Estoy enfrascado en varios proyectos, produciendo discos “ajenos”, y hace un mes se editó “La vuelta manzana” , el cuarto disco de Cantacuentos, proyecto de música para niños en el que estoy metido hace ya 10 años.
Sobre material mío, en algún momento del próximo año.
Las ganas son lo más importante, por suerte nunca tuve una obligación en ese sentido de cumplir con tiempos determinados.
Ahora estoy en una etapa de experimentación en mi home studio, “La casa del transformador“, veremos que sale. Si es por lo que vengo escuchando, sería una onda Roberto Carlos tecnotrónico. Electrocarlos.
Este año se editaron en Europa dos vinilos de 10”, con remixes de “Cerebro, orgasmo, envidia & Sofía” realizados por los suecos SUMO y los escoceses Boogie Corporation.

Desde que La Bersuit incluyo arreglos de ?murga uruguaya? en sus discos se ha abierto una especie de ?mercado uruguayo? en Buenos Aires. Siempre lo hubo pero nunca como estos últimos años. Sin embargo tu música escapa a todo ?uruguayismo?. ¿Cómo ves este tema y en qué te influye?
Si, hay como una modita, así como nosotros miramos en un tiempo mucho a Brasil.
Sin duda creo que en Uruguay hay muchos artistas peculiares, singulares, Mateo, el Príncipe, Hugo Fattoruso…
No soy un especial fan de la murga. Y en cuanto a mi música, creo que el candombe va a aflorar inevitablemente por más que toque funk o lo que sea. Lo llevo en las yemas.
Creo que la fidelidad a tus raíces, o a las visiones de capos máximos como Mateo o Rada, no va en intentar reproducirlos! Eso solo genera tedio y fotocopia.
Y de todas formas, “La momia gitana“, bajo su apariencia flamenquilla, es un candombe Mateoso, por Ej.

¿Lograste ser profeta en tu tierra o te ha resultado más sencillo en el exterior?
El camino por estos lares es de pedregullo, y en el otro hemisferio, es una autopista que fluye.
Aunque debajo de las piedras están los bichos más curiosos.

¿Cómo es tu relación con él publico argentino? ¿Cuándo volvés a Buenos Aires?

Sinceramente disfruto muchísimo tocar en B.A. Hay una efusividad y algarabía disparatada. Me encanta. Alta fidelidad, en todo sentido.
Ahora vuelvo con los Bochamakers a tocar en el BAFIM, el domingo 2 de septiembre.

¿Que extrañás de cada país cuando no estas en él?
En cada lugar que pasás se da un fulgor por leve que sea. Si fuéramos inmortales, una buena opción sería proponerse dejar ese brillo en absolutamente todos los lugares del globo.

El Domingo 2 de septiembre a las 20:00 hs Martín Buscaglia y Los Bochamakers se presentan en la
Feria Internacional de la Música de Buenos Aires en El Dorrego
Dorrego y Zapiola.

El evangelio según mi jardinero
Año 2006
Producción: Martín Buscaglia y Nicolás Ibarburu
Editado por Los años Luz discos