Madre o Selva

0
5

Citas de películas de terror, juegos que niegan la realidad, una familia disfuncional? elementos que se conjugan para formar la falta de sentido dentro de la representación.
A lo largo de los años, Buenos Aires se ha constituido en un polo de la vida cultural. Entre las diversas propuestas, sus espectáculos teatrales inundan las agendas diariamente. Sin embargo, esto no significa que todo lo que se ofrezca al espectador sea bueno.

Con dramaturgia de Esteban de Almeida, Madre o Selva es un claro exponente de la influencia que la cultura televisiva tiene en las artes escénicas.

Un cuadro de película de terror que se desvanece sin víctima alguna; la casa, los chicos; el padre que se droga y los ignora, o que se pone a su nivel y es uno más. El juego del rol. Personajes indefinidos para nosotros y para ellos mismos. El chat y el msn, la yerba mate. Madre o Selva, presenta una mezcla, que de tan heterogénea carece de consistencia.

En un primer momento creemos hallarnos frente a una parodia de la vida actual: la falta de límites, los hijos como compañeros de los padres, la necesidad de jugar un juego donde podemos constituirnos en personajes deseados, por citar algunos ejemplos. Sin embargo, al no estar extremadas estas acciones, la parodia no se completa como tal. No hay un significado oculto que descifrar, los textos no conllevan reflexión alguna, la representación se detiene en el acto de mostrar.

Quizás se trate de algo generacional, quizás sea una pieza dirigida a un público determinado, capaz de descifrar los códigos- si los hubiera. En todo caso, sirve como disparador para detenernos y reflexionar acerca de nuestra época.

Las últimas generaciones han crecido bajo el signo de la televisión, internet, los mass media? y todo lo que ello implica. Por un lado, la posibilidad de romper las fronteras, de conectar al mundo entero y de proponer un acceso (casi) ilimitado a la información. Por otro, la muchas veces dudosa calidad de la información a la que se tiene acceso (voluntaria o involuntariamente): contenidos deglutidos; bombardeo de imágenes; imposibilidad de seleccionar qué consumir debido a la velocidad con la que los temas más diversos se presentan; realities que imitan una realidad ficticia, etc. Todos estos elementos se van introduciendo lentamente en nuestra vida, distorsionando nuestra visión de la realidad.

Madre o Selva sirve quizás para pensarnos; pensar en esto en que la vida se ha convertido. También para reflexionar acerca de la función del teatro en sí mismo. Para los antiguos griegos, las representaciones eran de asistencia obligatoria, a los esclavos se les pagaba la entrada para que no quedaran fuera de un acontecimiento primordial para la sociedad. La finalidad era concientizar al hombre (ya sea a través de la tragedia o la comedia) y recordarle su lugar en el mundo. El teatro era, así, una modalidad más de la educación, tanto ética como moral.

Sería bueno que estos objetivos se tomaran en cuenta a la hora de producir el hecho teatral; sobre todo en una ciudad que, como en estos casos, otorga ?peligrosamente? la oportunidad de llevar a cabo las más variadas representaciones.

Publicado en Leedor el 13-08-2007