Frida Kahlo

0
15

¿En qué momento Frida, objeto de culto, se convirtió en objeto del consumo masivo con logotipo y corporación propia? Admirada y cuestionada. Tanto se ha escrito sobre ella, tantas biografías, películas, se han montado otras tantas piezas de teatro y danza (A propósito, se estrena en Buenos Aires esta semana ?Pies pa´volar? en El Cubo, Zelaya 3053).

Sus vivencias, obra, ideas y personalidad han dado para esto y para mucho más. ¿Pero en que momento Frida, objeto de culto, se convirtió (la convirtieron) en objeto del consumo masivo con logotipo y corporación propia? La polémica se ha instalado entorno al centenario de su nacimiento, celebrado en el mes de Julio pasado.

¿Hasta dónde se ha llegado con reproducir en masa su imagen en tantos y tan dispares productos?¿ Se sobrepasó algún limite?. El debate esta abierto.

Militante del partido comunista, anti-capitalista declarada, comprometida con sus ideales, la Frida que albergó a Trotsky en su casa, la que escribía en una carta a un amigo: ?Lo más importante para todo el mundo en Gringolandia es tener ambición, llegar a ser somebody, y francamente yo ya no tengo ni la más remota ambición de ser nadie?, ¿qué pensaría esa Frida al ver su rostro impreso en un par de zapatillas Converse All Star (tan en boga por estos días)?.

Oportunismo u Homenaje, la empresa norteamericana ha lanzado cinco modelos donde, a modo de collage, el cuadro ?Las dos Fridas?, fragmentos de su diario intimo, fotografías y su firma conforma el estampado del calzado.
Las mismas tienen un valor de treinta y cinco dólares y solo se comercializan en México y Estados Unidos.
En diciembre pasado salieron al ruedo cien mil muñecas con su apariencia y vestimenta, a la manera ?Barbie de Colección? a doscientos dólares cada una.

Eso no es todo, también tenemos tequila con su nombre y en tres variedades, un perfume y el corsé que durante meses, tras el accidente sufrido, debió de usar con tanto dolor (símbolo de su padecimiento e inspirador para algunos de sus cuadros más conmovedores) se ha transformado en un articulo mas de este gran bazar. La extraña y glamorosa versión del mismo, bordado con cristales Swarovki, y con solo 500 ejemplares, se venden a la desvergonzada suma de mil quinientos euros.

Lo que llama a la controversia y a la consternación en este mundo de la ?Fridomania? es que ninguno de estos productos hubiera salido a la venta si la ?Frida Kahlo Corporation? no hubiera dado su aval.

La familia heredera firmó un convenio con Carlos Dorado (representante y distribuidor oficial de Versace, Armani y Hugo Boss para Latinoamérica) para conformar esta empresa que (entre otras cosas) es la que otorga los derechos para el uso del nombre y la imagen de la pintora.

En palabras de ellos y en defensa a tantas criticas recibidas han declarado que la corporación aúna ?…el esfuerzo por conservar y difundir su imagen y legado.? ?…cuidando que siempre se exprese y se respete la verdadera esencia y pasión de Frida Kahlo.?

¿Qué pensaría Frida de todo esto? ¿De ver cómo se ha fallado a su espíritu e ideales? ¿De cómo se descontextualizaron y vanalizaron sus sentimientos?

Frida se expreso de muchas y variadas formas en su vida. Se convirtió en ejemplo de fortaleza, de revolución, de mujer, de trasgresión, de amante y de artista, pero de lo que podemos estar seguros es que nunca se hubiera imaginado terminar convertida en una ficha mas en el juego del mercado.

Publicado en Leedor el 6-06-2007

Compartir
Artículo anteriorHomero Manzi
Artículo siguienteMolière