Fontanarrosa

0
6

Con Roberto Fontanarrosa, Argentina pierde a uno de los últimos cultores del costumbrismo.QUE LO PARIO!

Primero reconocido como humorista gráfico, El Negro Fontanarrosa supo hacerse un lugar en la literatura argentina. Entrando además en el especio reservado para aquellos que forman parte de la cultura popular. Como Alejandro Dolina, y con el fútbol tal vez como mejor aliado, sus libros se vendieron. Las mujeres, la filosofía de café, también estuvieron presentes en su prosa, varias veces adaptada al teatro y recientemente, la televisión y el cine. Su humor sorpresivo, y a la vez surreal, llenó un espacio singular, vacante por años: el de meterse en las charlas, los libros que se regalan para el cumpleaños de un amigo, el recreo entre tantos datos concretos y dramas de la vida. Creó o continuó cierta escuela que abreva en las antiguas viñetas deportivas. Un manantial proveniente de cuando El Gráfico o Goles y la radio hacían de las historias de jugadores de fútbol una especie de Odisea. A ese periodismo porteño, le dio un toque rosarino y contribuyó a hacerlo nacional.
Aquí hay una bonita palabra para definirlo en la despedida: con él se fue El costumbrista nacional.

Publicado en Leedor el 19-07-2007

Compartir
Artículo anteriorStreet Art
Artículo siguienteVenus