Estrenos: Ratatouille

0
7

Un dibujo extremadamente original y diferente
En una semana sumamente escasa en estrenos, apenas dos, es posible destacar lo nuevo de Pixar, el estudio de animación que nos diera la reciente ?Cars?, ?Toy Story?, ?Buscando a Nemo? y ?Los increíbles?. Precisamente, el director de esta última, Brad Bird, es el responsable de ?Ratatouille?, muy posiblemente la mejor de todas las películas de animación del estudio que ahora pertenece a Buena Vista (Walt Disney) que, hasta no hace tanto tiempo, monopolizaba el género.

Cansados de tantos films que repiten hasta el hartazgo fórmulas con diversos animales (pingüinos, leones, batracios y peces, etc), es grato descubrir uno donde el guión sale totalmente de lo convencional. Porque si bien es cierto que no es la primera vez que nos encontramos con ratones animados, la novedad reside en su confrontación y vinculación con seres humanos (también animados) nada menos que en un restaurante de Paris, cuyo sugestivo nombre es ?Gusteau?.

La muerte de éste, un chef de gran talento, desata una serie de conflictos entre el jefe de cocina Skinner, un personaje siniestro, y Linguini, el joven lavaplatos a quien le asigna los peores trabajos, tales como ocuparse de la basura. Pero Linguini, quien ignora un secreto que recién será revelado hacia el final, empieza a mostrar dotes de chef que no se compadecen con su torpeza. Lo que nadie sabe es que, oculto en su gorro de cocinero se encuentra Remy, la rata con especial olfato para distinguir y armar platos exquisitos. Es muy ingeniosa la manera en que Remy instruye al inexperto joven logrando platos deliciosos entre los cuales la sofisticada ?ratatouille? de verduras. Un momento culminante será cuando se produzca la visita del temible Anton Ego, un reputado crítico cuya opinión puede decidir la vida o muerte de cualquier restaurante. La galería de personajes se completa con Colette, la única mujer que trabaja en la cocina, y cuya relación inicial con Linguini será conflictiva.

La calidad de los dibujos es tal que por momentos uno siente que lo que está viendo son imágenes reales de Paris, al borde del Sena o a lo largo de sus calles y típicos cafés. La historia está ambientada varias décadas atrás lo que se evidencia por el tipo de autos y transportes y el cuidado es tal que hasta las ?chapas? de los mismos (su numeración) corresponde a los años ?60 o principios de los ?70. La perfección se extiende también a los caracteres humanos, ya que sus dibujos parecen estar actuando verdaderamente, tal su expresividad.
Otro factor a destacar es el cuidado en el doblaje ya que si bien puede ser preferible escuchar la versión original donde Skinner tiene la voz de Ian Holm y Peter O?Toole compone a Antón Ego, a éste último lo dobla Roberto Carnaghi, mientras que Mex Urtizberea y Marcos Mundsotck le ponen la voz respectivamente y con gran acierto a Linguini y al fantasma de Gusteau. Piénsese el contraste con nuestro comentario, hace apenas unas pocas semanas, de otro film de animación donde era difícil tolerar tantos e incomprensibles modismos ?mexicanos?.

?Ratatouille? es entonces un plato que será difícil rechazar y que marca un hito entre lo nuevo en cine de animación.

Publicado en Leedor el 8-7-2007