Una mujer así

0
29

Acerca de otra angustia en la obra de Roberto Arlt, una angustia existencial, pre-sartreana, de la época entre-dos-guerras.Acerca de otra angustia en la obra de Roberto Arlt, una angustia existencial, pre-sartreana, de la época entre-dos-guerras.

Una mujer así
Acerca de otra angustia en la obra de Roberto Arlt

?Ninguno habla, sino que escucha el tango, un tango que orillea el callejón de la muerte en el cuerpo de una mujer que vuelve de la calle.?
Así describe Roberto Arlt una escena en ?Ester Primavera?. En esa descripción podría leerse una clave, una llave para entrar en una de las líneas posibles para leer su obra. Esta descripción también podría abrir a la pregunta sobre la poética arltiana.
Es emblemática la angustia existencial, pre-sartreana, y explícita que los personajes de Arlt, en particular Erdosain, nombra en las novelas, es una angustia de la época entre-dos-guerras.

Pero intento señalar otra angustia. Se puede establecer cierta insistencia en ?El jorobadito?, en ?Noche terrible? y en ?Ester Primavera?. Los protagonistas de estos cuentos se encuentran en un momento de vacilación frente a la mujer con quien se han relacionado, y resuelven ese momento de vacío vacilante con una acción que cobra el estatuto de crimen. Podemos ubicar una angustia silenciosa (como lo es la angustia radicalmente) en estos momentos precisos, angustia que convoca a la acción criminal.

Ricardo Stepens padecerá su ?Noche terrible?, cavilando si se fugará o no, para abandonar finalmente a su novia el día del casamiento:

?¡Es trágico?, es humorístico?, pero es así! Nos debatimos en un océano de contradicciones. Si aceptamos a la mujer maltrecha por el amor de otro, no falta quien nos tilde subterráneamente de cabrones consentidos; si la rechazamos, sobran los filosofastros y justicieros, que enarcando el belfo como si probaran una medicina repugnante nos motejan de absurdos retrógrados y energúmenos del prejuicio. ¿Qué hacer? ¿Qué debe hacerse con una mujer así??

En ?El jorobadito?, cuento desopilante, el narrador confiesa: ?Siempre dudé que mi novia me quisiera con la misma fuerza de enamoramiento que a mí me hacía pensar en ella durante todo el día, como una imagen sobrenatural?
Entonces concibe una idea ?semidiabólica?, idea extraña, por la cual logrará la ruptura con esa mujer.

En ?Ester primavera? el narrador dice:
?La ví al otro día de nuestra entrevista. ¿Qué mal espíritu me sugirió el malvado experimento?? ?Ella escarbaba en mi mentira que era la verdad de otro, y en el relato yo no podía contradecirme?

Podríamos pensar que en las ficciones de Roberto Arlt, los personajes protagónicos han encontrado su particular modo de resolver lo que no tiene inscripción, lo que el amor puede velar. El acto criminal, la traición, la infamia o la maldad, según los nombres que adopte, son la respuesta posible en su ficción ante una mujer, que resultará ?La Mujer? luego de la ruptura.

Pero he encontrado en su ficción, también, una vuelta de tuerca, o la asunción de esa encrucijada por su personaje más emblemático. En ?Los Lanzallamas? Erdosain sostiene un diálogo con Haffner:

?-¿Sabe una cosa Haffner? A momentos se me ocurre que el sentido religioso de la vida consistiría en adorarse infinitamente a sí mismo, respetarse como algo sagrado?
-¡Ep!…¡Ep!…
-No entregarse sino a la mujer que se ama, con el mismo exclusivo sentido con que lo hace la mujer al entregarse al hombre.?

Publicado en Leedor el 2-06-2007