Estrenos El tiempo II

0
8

Una representación sobre la tragedia del tiempo escindido, contada a través de una historia de amor.El Tiempo es una representación sobre la tragedia del tiempo escindido, contada a través de una historia de amor.

- Publicidad -

Los personajes son So-hee (Sung Hyun-ah) y Ji-woo (Ha Jung woo). El relato comienza precisamente allí donde la pareja parece acercarse al fin de la relación.
En el café de siempre los encuentros ya no son los mismos. El sexo se ha entregado a la búsqueda de nuevas y disconformes opciones. Los celos y el desgaste se han instalado en sus vidas.
La necesidad de tomar cartas en el asunto lleva a So-hee a concretar una decisión dolorosa, ultrajante, absurda. La búsqueda de un nuevo comienzo, o tal vez un retorno de lo perdido conlleva un acto urgente.

La historia comienza a evidenciar la tragedia: Ji-woo convive con el recuerdo y las fotos de su amada; al mismo tiempo está a la espera del regreso o la superación de su sentimiento. So-hee ha borrado su rostro y ha desaparecido al ceder el paso a la expectación de lo próximo aún inexistente. Los personajes se encuentran ahora situados en un presente que se torna un mero transcurrir entre un pasado imborrable y un futuro incierto.
El recuerdo y la espera son las circunstancias fundamentales de un drama del presente escindido, donde lo que fue y lo que vendrá conviven en tensión constante.

Kim Ki-duk descubre que los rostros son una marca de la permanencia, la manifestación del presente estable, pero también y al mismo tiempo son la marca indisoluble del pasado ?como la pregnancia de una fotografía-. Es esta cualidad de la apariencia física lo que le permite al director construir su mirada sobre el tiempo: cuando los rostros desaparecen, se transforman, se quiebra la continuidad temporal, y el choque entre la huella siempre actual ?el recuerdo- y la nueva imagen por venir, desconocida, vuelven inestable la existencia. El presente es el resultado de una conflictiva coexistencia entre el pasado y el futuro.

El Tiempo es una historia que se vuelve absurda, cómica, delirante en la superficie, mientras que en la estructura esconde una mirada sólida y eficaz sobre el drama del presente.

Ver critica de Julián Rimondino en el BAFICI

Publicado en Leedor el 25-05-2007