Tecnología y Género

0
11

¿El acceso a la tecnología es igual entre hombres y mujeres? Muchos piensan que no, e instalan así, un nuevo concepto: la brecha de género.
La brecha de género también existe

- Publicidad -

Mucho se habla de la brecha digital entre países del Primer Mundo y del Tercer Mundo y, dentro de una misma nación, entre personas de diferentes niveles socioeconómicos. Pero, ¿no existen otras brechas? ¿El acceso a la tecnología es igual entre hombres y mujeres? Muchos piensan que no e instalan, así, un nuevo concepto: la brecha de género.

Luego de muchos años de lucha por una igualdad de oportunidades, las mujeres han logrado salir de la jaula en la que han estado encerradas durante siglos, pero todavía no han podido abandonarla del todo. Existen quienes creen que el campo de la tecnología es un ejemplo de esta desigualdad aún latente: hombres y mujeres no tienen las mismas posibilidades en el acceso a la tecnología (y a Internet, específicamente) y a la producción de software. Ya lo decía, en 1995, la comunicadora brasileña Regina Festa: ?La era de la información convertirá a muchas mujeres en analfabetas?.

Según Lila Pagola, defensora del software libre y de los derechos de las mujeres, la educación es un factor determinante de la relación que hombres y mujeres tendrán con las tecnologías. ?En la familia, los modelos se construyen desde la experiencia sobre todo y en la escuela se crean referencias de “normalidad” y aceptación. En muchísimas acciones cotidianas, desde cambiar una lámpara hasta operar un equipo de audio o agregarle memoria a la computadora, en cada grupo humano hay “roles naturales” y otros “inusuales” que resultan problemáticos tanto para mujeres y varones cuando no se ajustan a ellos?, explica.

Beatriz Busaniche, también defensora del software libre y docente de la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires (UBA), coincide con Pagola. Se trata de un ?imaginario colectivo? en el que las ciencias denominadas duras aparecen como propias de los hombres, mientras que las humanísticas se relacionan con las mujeres, dice. ?Es una imaginario que se construye culturalmente y que muchas veces reproducimos sin darnos cuenta. ¿En cuántas familias se compran juegos de computadoras para los chicos y no para las chicas? Creo que la tendencia en juegos hoy muestra bastante cómo serán los estereotipos y cómo se mantienen esas construcciones en el imaginario de la gente?, continúa.

Esta defensora del software libre dice que la diferencia no pasa tanto por la utilización sino por la producción de tecnologías. ?Hay tantas mujeres como hombres usando celulares y computadoras, sin embargo no hay tantas mujeres desarmando computadoras, ni tantas mujeres programando software libre?, explica.

?Con escasos modelos de referencia, las chicas a quienes les interesa alguna área tecnológica tienen que construir justificaciones de su feminidad y esforzarse más que sus colegas varones para demostrar que no “están” en el lugar equivocado. Las mujeres, en general, somos menos estimuladas hacia la tecnología, tenemos menor contacto y en algunos casos, se nos enseña que eso es para varones”, apunta Pagola.

Busaniche remarca que ?la enorme brecha de género que existe se debe a la diferencia en la apropiación de la tecnología. Porque la relación con el software y las TICs no es la mera relación de consumo y uso, sino que es una relación de conocimiento, curiosidad, diversión, juego, hacking?.

El movimiento de software libre es un claro ejemplo de que existe una brecha de género en el campo de la tenología. Según Pagola, este grupo ?enfrenta la paradoja de tener aún menos mujeres que otras áreas de las TICs. Paradoja porque el software libre se apoya en principios democráticos e inclusivos, y en formas colaborativas y horizontales de creación y circulación?, y agrega: ?Sin embargo, una comunidad con menos del 2% de mujeres tiende a convertirse en un “club masculino”, donde hay bromas, comentarios, analogías y hasta desarrollo de software que califica de sexista. A los varones les resulta difícil verlo hasta que una mujer les hace notar, tal el punto de naturalización?.

Por ejemplo, en el proyecto Debian, una de las comunidades más sólidas de software libre a nivel global, hay sólo 10 mujeres. ?Dudo que sea una cuestión de sexismo?-opina Busaniche-, ?tiene que ver con la manera en que muchas mujeres se paran frente a las tecnologías?.

Con el objetivo de achicar esta brecha, se han creado ?en los últimos años- proyectos de ?sensibilización tecnológica? que buscan estimular la participación femenina en el uso de herramientas de producción, comunicación digital y programación de software. Los grupos de intercambio de información formados sólo por mujeres son un ejemplo. Studio XX (Montreal, Canadá), Red Rima, Nosotras en el Mundo, Los Linux Chix Chapters y Mujeres en Red, son algunas de estas iniciativas. Conectadas es otra experiencia muy interesante. Se trata de un grupo de mujeres españolas que se unieron para compartir conocimientos acerca de Internet. Aquí, en Argentina, existe Nodo Tau (Rosario), que se define como ?una asociación civil sin fines de lucro? que ?intenta darle a los nuevos cambios tecnológicos un ?buen sentido” y ponerlos inteligentemente al servicio de una sociedad igualitaria y democrática?.

?Algunos son muy criticados como ´separatistas´ al interior de las comunidades en las que surgen, supuestamente progresistas y no sexistas. Creo que es un malentendido pensar que esos grupos de mujeres buscan aislarse: más bien son estrategias que permiten a las mujeres superar sus diferencias de acceso a la tecnología por formación y por norma social. Nos permiten, al estar entre iguales, no dar nada por sentado respecto del otro (que sabe más o menos que yo, que tiene más o menos facilidad para ciertas cosas), y relacionarnos con menos prejuicios y temores. Eso no tiene otra función que contrarrestar los efectos sutiles del discurso familiar, escolar, mediático acerca de que capacidades son ´femeninas´ y ´masculinas´?, dice, y aclara: ?Por cierto, hay mujeres que no necesitan pasar por esa etapa, y quizá no resulten necesarios en el futuro?.

Publicado en Leedor el 18-05-2007

Compartir
Artículo anteriorBetina Levin
Artículo siguienteMujeres por la equidad